Las previsiones del Consejo Regulador de la IGP Alcachofa de Tudela para la actual campaña —siempre en función de las condiciones climatológicas de esta primavera— son alcanzar las cifras que se obtuvieron en la anterior de 2019-2020, en la que se comercializaron cerca de 1,5 millones de kilos de alcachofa en fresco y casi 1,2 millones de kilos en conserva.

Una parte de la producción de este tipo de alcachofa se cosecha en otoño, pero la campaña de primavera es mucho más importante, y su certificación por parte del Consejo Regulador comienza cuando desaparecen los signos de las heladas invernales y la alcachofa está en su mejor momento. En el caso de la campaña de la primavera pasada, y dadas las circunstancias sanitarias de 2020, el resultado se vio afectado —sobre todo en las ventas de alcachofa en fresco— por el cierre de la hostelería por lo que para esta campaña se espera mejorar las cantidades certificadas.

En esta ocasión, las previsiones son buenas. Pese a que la superficie de cultivo en esta campaña es inferior —falta de mano de obra para realizar las labores del campo, que se hacen de forma manual y problemas con el pulgón negro—, la producción obtenida por hectárea ha aumentado y también lo está haciendo la cantidad de alcachofa en conserva, un producto cada vez más conocido gracias a la buena imagen en el mercado de la alcachofa de Tudela en fresco.

La alcachofa de Tudela 

La zona geográfica de producción de la Alcachofa de Tudela —con sello de Indicación Geográfica Protegida y una de las marcas de calidad bajo la enseña Reyno Gourmet que gestiona la sociedad pública navarra INTIA— comprende treinta y tres localidades de la Ribera de Navarra, con centro en la comarca de Tudela.

Para poder ser acogidas por la Indicación Geográfica Protegida, las alcachofas deben proceder de parcelas inscritas en el registro de plantaciones y, una vez en las instalaciones de los operadores, deben ser seleccionadas y calibradas, para reunir las características de calidad exigidas. Se pueden comercializar con tallo y hojas —su venta en este caso es por docenas—, o sin tallo —venta a peso—, pero siempre con la contraetiqueta o banda numerada de certificación IGP. También se comercializa también en conserva, en envases de vidrio y sin añadir acidificantes de manera que mantenga su sabor natural.

Resumen
Buenas previsiones para la campaña de alcachofa de Tudela
Título
Buenas previsiones para la campaña de alcachofa de Tudela
Descripción
Las previsiones del Consejo Regulador de la IGP Alcachofa de Tudela para la actual campaña son alcanzar las cifras que se obtuvieron en la anterior de 2019-2020, en la que se comercializaron cerca de 1,5 millones de kilos de alcachofa en fresco y casi 1,2 millones de kilos en conserva.
Autor