Hoy miércoles han comenzado los trabajos de restauración ecológica de la balsa de aceites usados que durante años se habían depositado en la localidad madrileña de Arganda del Rey. La balsa acumula 50.000 metros cúbicos de residuos —equivalente a 20 piscinas olímpicas— y 70.000 metros cúbicos de suelos circundantes contaminados. Se trata del mayor proceso […]

Hoy miércoles han comenzado los trabajos de restauración ecológica de la balsa de aceites usados que durante años se habían depositado en la localidad madrileña de Arganda del Rey. La balsa acumula 50.000 metros cúbicos de residuos —equivalente a 20 piscinas olímpicas— y 70.000 metros cúbicos de suelos circundantes contaminados.

Se trata del mayor proceso de recuperación medioambiental de un espacio natural contaminado por hidrocarburos desarrollado hasta ahora en España y uno de los más importantes de toda la Unión Europea, unos trabajos de larga duración (no menos de cinco años) por la extraordinaria complejidad técnica que implica, ya que la ubicación de este depósito de residuos se encuentra en pleno Parque Regional del Sureste, un espacio protegido.

El objetivo del proyecto puesto en marcha por la Comunidad de Madrid es la descontaminación de la balsa y de los suelos, así como la restauración ecológica de la parcela, de 6,4 hectáreas, y su integración en el entorno natural en el que se ubica, de forma que pueda devolverse a su uso público transformada en una laguna más que se sume a las 123 que existen en el Parque, un espacio de 31.550 hectáreas en el que desde su creación en 1994 se ha reconvertido, lo que antes era un área degradada, en el hábitat de 200 especies distintas de aves que encuentran acomodo en las más de 400 hectáreas que acumulan sus lagunas.

 Vertidos continuados hasta los años 90

Esta balsa de residuos peligrosos tiene su origen en el vertido continuado e incontrolado de aceites usados realizado hasta principios de los años 90 por una empresa privada. En diciembre de 2008, ante la imposibilidad de proceder judicialmente contra los responsables de los vertidos, la Comunidad de Madrid compró la parcela y adquirió el compromiso de recuperarla.

La recuperación ambiental de este espacio se presenta como una actuación integral e innovadora que busca la total recuperación del emplazamiento. Consistirá en la eliminación de los residuos de aceite industrial empleando para ello tecnologías que, en la medida de lo posible, permitan valorizar el residuo en lugar de eliminarlo.

 14,5 millones de euros y cinco años

La estimación presupuestaria inicial es de 14,5 millones de euros, si bien no es una cantidad cerrada en tanto en cuanto está sujeta a las conclusiones del estudio que en estos momentos está desarrollando el equipo técnico. La duración de los trabajos vendrá determinada por la complejidad del proyecto y por el presupuesto final, aunque en ningún caso será inferior a cinco años.


{jathumbnail off}