Al hablar de carnes magras y carnes blancas, muchas veces nos olvidamos de la carne de conejo que, además de ser un alimento tradicional en nuestra dieta, se trata de una de las carnes magras por excelencia, y con menor contenido calórico: tan solo 131 kcal. por cada 100 gramos de carne.

Por no hablar de sus propiedades nutricionales, ya que la carne de conejo cuenta con un elevado aporte de proteínas y vitaminas del grupo B (B3, B6 y B12), así como un buen perfil lipídico, un alto contenido en fósforo, y es fuente de selenio y potasio. Su contenido graso es de tan sólo un 5% y se trata de una carne con bajo contenido en sodio.

La carne de conejo es, además, un alimento que encaja perfectamente dentro de la Dieta Mediterránea, la cual se incluye dentro de un estilo de vida variado y equilibrado, y ha demostrado ser muy beneficiosa para la salud. Así lo ha reconocido la UNESCO, donde este tipo de dieta se incluye dentro de la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La versatilidad es uno de los factores más destacados de la Dieta Mediterránea en la cual las carnes magras, como la carne de conejo, pueden incluirse entre tres y cuatro veces por semana, con una gran variedad de platos y formas de preparación como, por ejemplo, este Conejo con chanfaina, una receta ofrecida por la Organización Interprofesional Cunícola (INTERCUN).

Conejo guisado al vino blanco con pisto

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 1 conejo mediano
  • 1 berenjena pequeña
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 3 dientes de ajo
  • 250 g de tomate frito
  • Harina
  • Aceite de oliva
  • 150 ml de vino blanco
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN

Empezamos cortando las verduras, la cebolla en juliana y la berenjena, el calabacín y los pimientos en bastoncitos no muy gruesos.

Sofreímos con un poco de aceite de oliva la cebolla y el pimiento. Cuando estén a medio pochar, introducimos los ajos cortados en láminas y los bastones de berenjena y calabacín y continuamos la cocción hasta que estén blandos. Entonces añadimos el tomate frito y cocinamos el conjunto unos minutos.

Por otro lado, cortamos el conejo en trozos, los salpimentamos y enharinamos, freímos en abundante aceite caliente, y escurrimos sobre papel absorbente.

Mezclamos el conejo con las verduras, añadimos el vino y lo guisamos a fuego lento y tapado, durante 15 minutos, rectificando de sal y añadiendo agua si fuese necesario.

Servimos caliente.

Conejo guisado al vino blanco con pisto
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Conejo guisado al vino blanco con pisto
Publicado el...