El Instituto Cervantes ha comenzado a impartir en quince de sus múltiples centros repartidos por todo el mundo, un ciclo de talleres en los que se trasladará la riqueza de la cultura gastronómica española, así como los beneficios de la dieta mediterránea recientemente declarada Patrimonio inmaterial de la humanidad,  la importancia de una alimentación saludable […]

El Instituto Cervantes ha comenzado a impartir en quince de sus múltiples centros repartidos por todo el mundo, un ciclo de talleres en los que se trasladará la riqueza de la cultura gastronómica española, así como los beneficios de la dieta mediterránea recientemente declarada Patrimonio inmaterial de la humanidad,  la importancia de una alimentación saludable y los aspectos científicos relacionados con estos temas.

La iniciativa internacional, presentada ayer en Madrid por la directora de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, Lourdes Arana y el director del Basque Culinary Center (BCC) con sede en Mondragón, Joxe Mari Aizega, tiene como objetivo llamar la atención de los jóvenes y despertar su interés por los hábitos sanos en su alimentación, así como ayudar a difundir la amplia riqueza gastronómica española y sus productos.

Los talleres –que han pasado ya por Palermo, Nueva Delhi, Tánger y Sofía, y próximamente estarán en  Alburquerque, Brasilia, Chicago, Dublín, Estocolmo, Milán y Río de Janeiro, entre otras ciudades- tienen una duración  aproximada de 3 horas y están planteados inicialmente para ser impartidos a los alumnos del Cervantes, aunque, según comentaba el chef Sergio Pérez, a partir de su anuncio han despertado también el interés de cocineros profesionales, blogueros y periodistas, debido a que “en el extranjero sí se percibe interés y conocimiento sobre el buen momento que experimenta la alta cocina española”.

Formación mixta, teórico práctica

Los asistentes a estos cursos reciben una formación mixta, por una parte práctica, con recetas tan tradicionales como lentejas estofadas, pisto o escalibada, pero adaptadas a las actuales condiciones de estilo de vida, y por otro lado recibiendo nociones teóricas sobre las razones científicas en las que se basa una alimentación saludable basada en la dieta mediterránea, distinguiendo alimentos cardiosaludables, proporciones adecuadas, etc.

El aceite de oliva, que según declaraba Pedro Barato, presidente de la Interprofesional del Aceite de Oliva, está aumentando espectacularmente sus cifras de exportación a países como China, India o Estados Unidos, es otro de los protagonistas indudables de estos ciclos, en los que se destacan sus beneficios y se aclaran los tópicos y falsas ideas existentes sobre el consumo de aceites.

Durante el acto de presentación, Lourdes Arana explicaba que con este programa “se trata de sacar la ciencia de los laboratorios y demostrar su presencia en nuestra vida cotidiana». Por su parte, el director del BCC destacó que la combinación de unos valores como ciencia, cultura y salud, tan desarrollados hoy en día por los cocineros de primera línea de nuestro  país, conforman una interesante propuesta «que España puede exportar al mundo con intensidad».