Durante los meses de verano, la actividad dentro de los invernaderos solares del sur de Europa, en Almería y Granada, se reduce de manera sustancial, ya que las altas temperaturas dificultan el crecimiento de las plantas y hacen inviable el trabajo continuado en su interior.

Acostumbrados a verlos repletos de frutas y hortalizas, las 35.000 hectáreas de que disponen estos invernaderos solares muestran en estos días veraniegos una imagen muy diferente, ya que sus interiores están vacíos y la actividad, aprovechando las horas más frescas del día, se centra exclusivamente en revisar y poner a punto todos los sistemas de cultivo para asegurar las mejores condiciones de cultivo de cara a la próxima temporada, de la que depende el aprovisionamiento de más de 500 millones de personas a las que los invernaderos surten durante todo el año de 4,5 millones de toneladas de frutas y hortalizas frescas, naturales y con la máxima seguridad alimentaria.

Preparando la nueva campaña de frutas y verduras

Unas labores de preparación de las instalaciones que no resultan sencillas y que requieren de una organización que se planifica al detalle para que, respetando el habitual ritmo de crecimiento de las plantas, éstas den el máximo rendimiento y no se vea alterado el normal suministro a los mercados europeos.

Y es que, por un lado hay que proceder a la retirada o incorporación al suelo de los restos vegetales, la solarización de los suelos para desinfectarlos y la revisión y reparación de todos los sistemas de cultivo —cabezales de riego y fertilización, tuberías y líneas de goteros de riego, sistemas de ventilación y cubiertas de plástico—, mientras que en paralelo, fuera de los invernaderos, se trabaja a pleno rendimiento en los semilleros, ya que las semillas no se plantan directamente sobre el suelo de los invernaderos, sino que germinan en los semilleros en las mejores condiciones para su posterior trasplante a los invernaderos.

De hecho, cada vez más agricultores se decantan por usar plántulas injertadas en patrones cuyo potente sistema radicular les confiere mayor resistencia y vigor. Durante la última campaña se produjeron más de 400 millones de plantones de variedades de tomate, pimiento, calabacín, pepino, berenjena, melón y sandía en los más de 70 semilleros que hay en las provincias de Almería y Granada. En este sentido, la actividad de las casas de semillas es esencial, ya que innovan continuamente desarrollando nuevas variedades adaptadas tanto a las demandas del productor como a las del consumidor con líneas más resistentes a las plagas, con nuevos tamaños, formas y colores y con un mejor sabor.

Resumen
Los invernaderos solares preparan ya la nueva campaña de frutas y verduras
Título
Los invernaderos solares preparan ya la nueva campaña de frutas y verduras
Descripción
Durante los meses de verano, la actividad dentro de los invernaderos solares del sur de Europa, en Almería y Granada, se reduce de manera sustancial, ya que las altas temperaturas dificultan el crecimiento de las plantas y hacen inviable el trabajo continuado en su interior.
Autor