Las condiciones climáticas —olas de frio en marzo y abril, y de calor en mayo y junio—, el incremento de los costes de producción y la inestable situación internacional, entre otras circunstancias, hacen prever a los productores de ajo una campaña complicada para la comercialización de su producto.

Así lo ha avanzado la Junta Directiva de la Asociación Nacional de Productores y Comercializadores de ajo (ANPCA), celebrada en el marco de la Feria Internacional del Ajo de Las Pedroñeras (FIDA) para analizar la campaña actual de ajo que ya se ha dado por finalizada en sus tareas de recolección y almacenamiento.

Una campaña del ajo complicada

Y las principales conclusiones que se extraen de este encuentro son:

  • La producción final, con una superficie similar a la del año anterior, se ha visto reducida por las condiciones climáticas adversas sufridas durante la finalización del cultivo: durante marzo y abril, las olas de frio, incluso con nevadas a comienzos de abril y las sucesiones de frentes lluviosos, propiciaron una falta de horas de luz que afectó de manera muy significativa al desarrollo de las plantas en las dos principales zonas productoras de España, Castilla- La Mancha y Andalucía. En contraste, durante mayo y junio se produjo una subida repentina de las temperaturas que provocaron una rápida maduración de los bulbos y por consiguiente, un finalización temprana sin alcanzar su máximo potencial de calibre, por lo que la falta de calibre ha propiciado una disminución de entorno al 20 % de la producción final.
  • La calidad en las variedades tempranas ha sido ligeramente inferior a la calidad de campañas anteriores debido a falta de capas por la maduración temprana. Sin embargo, en la variedad de ajo morado, la calidad ha sido excepcional, pero con una bajada significativa de los rendimientos por la falta de calibre.
  • Esta situación ha provocado que los costes de producción por hectárea se hayan disparado, ya que al incremento general de la energía, los arrendamientos, los insumos y sobre todo los costes salariales, se ha unido una bajada en los rendimientos que ha provocado que el incremento de coste de producción de 1 kilo de ajo se haya disparado por encima del 37 % con respecto a la campaña anterior.
  • A esto se añade el agravante de la incertidumbre sobre la evolución de los precios en el resto de campaña de almacenamiento, que se alarga sobre once meses en cámaras frigoríficas, cuyo coste energético es una total incógnita.
  • En lo referente al mercado internacional, la demanda está siendo muy calmada y con unos costes logísticos disparados. El incremento de los costes logísticos, con subida de precios generalizadas de las navieras, han influido de manera muy determinante en la bajada de ventas de exportación a terceros países, provocando una situación generalizada de parada en las ventas.
Resumen
Los productores de ajo prevén una campaña complicada
Título
Los productores de ajo prevén una campaña complicada
Descripción
Las condiciones climáticas —olas de frio en marzo y abril, y de calor en mayo y junio—, el incremento de los costes de producción y la inestable situación internacional, entre otras circunstancias, hacen prever a los productores de ajo una campaña complicada para la comercialización de su producto.
Autor