Trucha al humo, champiñón natural, berros, codorniz macerada, ciervo asado, nueces caramelizadas con miel, jugos de frutos del bosque y tisanas de hierbas, zumos de frutos del bosque, agua natural, pan ácimo…

Son algunos de los ingredientes que compondrán el menú de una cena prehistórica que el Parador de Turismo de Ciudad Rodrigo (Salamanca) ha preparado para este próximo sábado, 28 de agosto, una original experiencia arqueológica y paleoculinaria que pretende descubrir los sabores que disfrutaron los grandes cazadores de la Edad del Hielo y acercar a los comensales a la dieta humana y las formas de cocinado de los alimentos utilizados por nuestros antepasados hace nada menos que 20.000 años.

La iniciativa, titulada ‘El menú de Siega Verde’, tiene como objetivo destacar y divulgar el yacimiento arqueológico de Siega Verde, ubicado muy cerca del Parador. A partir de los datos científicos obtenidos en los últimos años en las excavaciones, el menú, en sus ingredientes esenciales, se ajusta perfectamente, con las lógicas adaptaciones a los paladares contemporáneos, a lo que pudieron comer los cazadores-recolectores que moraron en Siega Verde en aquel fascinante periodo en el que dominaban el fuego.

Para ello se ha contado con el asesoramiento de Ramón Montes Barquín, doctor en Prehistoria y coordinador técnico del Itinerario Cultural del Consejo de Europeo Caminos de Arte Rupestre Prehistórico, quien ese mismo día, justo antes de la cena, impartirá un charla-taller en salón imperial del Parador.

El menú de hace 20.000 años

  • De entrada, una Trucha de río al humo con romero y champiñón natural laminado aderezado con escamas de sal y tomillo.
  • A continuación, unos Berros con codorniz cocinada macerada con hierbas y acompañada con frutos rojos.
  • Como plato principal, un Lomo ciervo asado con aromáticas, castañas, crema de manzana y menta.
  • Y como postre, Nueces caramelizadas con miel y una Tisana de hierbas, ya que en aquella época era habitual la preparación de infusiones en bolsas de cuero rellenas de agua y cantos rodados calentados al fuego.
  • Todo ello acompañado con pan ácimo y bebidas como agua natural y jugo de arándanos y moras, ya que hay que esperar hasta finales del Neolítico para que se documentara el consumo de vino.

El yacimiento arqueológico

El yacimiento arqueológico de Siega Verde se encuentra ubicado a escasos quince minutos del salmantino Parador de Turismo de Ciudad Rodrigo, un magnífico paisaje en el que, sobre las rocas de pizarra, ubicadas junto al río Águeda, se abre una de las mayores galerías de arte rupestre al aire libre de toda Europa: el Conjunto de Arte Paleolítico de Siega Verde, declarado Patrimonio Mundial en 2010.

Un paraje que, al igual que enclaves como Lascaux, Altamira, Tito Bustillo o el Vale do Côa, acogió en el Paleolítico Superior a homos sapiens que dejaron inmortalizadas para siempre sus huellas en forma de animales y signos abstractos.

Resumen
Un menú que recrea la dieta humana de hace 20.000 años
Título
Un menú que recrea la dieta humana de hace 20.000 años
Descripción
Trucha al humo, champiñón natural, berros, codorniz macerada, ciervo asado, nueces caramelizadas con miel, jugos de frutos del bosque y tisanas de hierbas, zumos de frutos del bosque, agua natural, pan ácimo…
Autor