Un total de veinticinco entidades de Cantabria, Catalunya, Euskadi y Navarra han creado una alianza para poner en marcha un nuevo proyecto cuyo objetivo es contribuir a la mejora de la sostenibilidad ambiental, económica y social de la ganadería familiar y cooperativa, así como del proceso productivo de su ecosistema lácteo.

El proyecto —liderado por la entidad vasca-navarra Kaiku Berdea, la catalana Llet Nostra Més y la cántabra AGC Agrocantabria Sostenible— agrupa a entidades como cooperativas, centros tecnológicos de I+D+i, centros de gestión y centros industriales de las cuatro comunidades autónomas, que representan a los diferentes eslabones de la cadena de producción láctea.

La iniciativa, que prevé una inversión de más de 100 millones de euros hasta 2026, plantea distintas medidas para reducir la huella ambiental del proceso industrial y logístico de las empresas participantes, con el objetivo y compromiso de alcanzar la transformación hacia la sostenibilidad ambiental, en línea con los objetivos establecidos en la agenda 2030 de la Comisión Europea.

Transformación sostenible de la ganadería familiar y cooperativa

De este modo se espera que en 2027, a la finalización del proyecto, se haya alcanzado una reducción del 60 % de las emisiones vinculadas al proceso productivo y logístico, en línea con el compromiso NetZero 2050, así como una reducción del 45 % en el consumo de agua y el impulso de la economía circular y la minimización en más de un 50 % de los residuos generados.

Al mismo tiempo, la iniciativa incidirá en la mejora de la sostenibilidad económica y social de las más de seiscientas explotaciones familiares y cooperativas involucradas, que aglutinan una producción total de más de 337 millones de litros de leche anuales, cuya labor es esencial para el entorno rural, y un compromiso para el asegurar el suministro de leche y productos lácteos de calidad al consumidor. Concretamente, este tipo de explotaciones familiares y cooperativas tienen efectos positivos medioambientales, ya que su trabajo contribuye a la preservación de biodiversidad y favorece el mantenimiento del equilibrio paisajístico, evitando incendios y frenando el descontrol de la masa forestal. Además, participan en el ciclo de economía circular, aprovechando tanto los recursos que genera la tierra que trabajan, como los propios residuos de las explotaciones.

Revitalización para los núcleos de poblacionales rurales

Las ganaderías familiares son, a su vez, un motor de revitalización para los núcleos de poblacionales rurales, ya que su presencia contribuye a mantener activas zonas que en los últimos años han sufrido una migración poblacional hacia las áreas industriales, especialmente en el caso de la juventud, atraída por el mayor abanico de oportunidades laborales.

En este contexto, el proyecto pone en valor el trabajo desarrollado por este tipo de explotaciones y aúna centros tecnológicos de las cuatro comunidades involucradas para establecer las medidas a adoptar en cada una de las granjas, con el fin de impulsar su competitividad y potenciar el relevo generacional, así como la transformación digital del sector.

Resumen
Nuevo proyecto para transformación sostenible de la ganadería familiar y cooperativa
Título
Nuevo proyecto para transformación sostenible de la ganadería familiar y cooperativa
Descripción
Veinticinco entidades de Cantabria, Catalunya, Euskadi y Navarra han creado una alianza para un nuevo proyecto cuyo objetivo es contribuir a la mejora de la sostenibilidad ambiental, económica y social de la ganadería familiar y cooperativa, así como del proceso productivo de su ecosistema lácteo.
Autor