En un encuentro sobre Aceite y Olivos Milenarios del Territorio del Sénia, un proyecto piloto coordinado por la Asociación Territorio del Senia, y subvencionado por el MARM, cuyo objetivo es la preservación en esta zona geográfica del mayor núcleo europeo de este tipo de olivos, potenciando la producción de aceite de oliva específico, el director […]

En un encuentro sobre Aceite y Olivos Milenarios del Territorio del Sénia, un proyecto piloto coordinado por la Asociación Territorio del Senia, y subvencionado por el MARM, cuyo objetivo es la preservación en esta zona geográfica del mayor núcleo europeo de este tipo de olivos, potenciando la producción de aceite de oliva específico, el director general de Desarrollo Sostenible del Medio Rural, Jesús Casas, ha querido trasladar algunas valoraciones al respecto.

Durante el foro, celebrado en Ulldecona (Tarragona), el Director General ha subrayado el valor de los proyectos pilotos de desarrollo rural, ya que apoyan actuaciones que implican un valor añadido en términos de innovación y contribuyen a la diversificación económica, a la modernización, a la mejora de la calidad de vida y a la multifuncionalidad del medio rural, en el marco del desarrollo sostenible.

En este sentido ha recordado que en los proyectos piloto los proyectos de desarrollo rural deben concurrir, entre otras circunstancias, que hayan sido configurados con la participación de la población o del sector del que se trate, y que su enfoque debe ser integral, con vocación nacional y
global contemplando el conjunto de los sectores económicos, ambientales y sociales de su ámbito territorial, o con enfoques que contemplen solamente uno o varios sectores, siempre y cuando quede claramente demostrada la repercusión positiva en el conjunto del territorio y su transferibilidad.

“Ya no se arranca un solo árbol”

En relación con el proyecto de Aceite y Olivos milenarios, el Director General ha resaltado las positivas repercusiones de las actuaciones desarrolladas, mediante la puesta en valor del aceite producido, evitando el expolio de estos árboles, “El poner en valor su aceite, y conseguir
colocarlo en un escenario de calidad y precio, no solo ha permitido que ya no se arranque un solo árbol, sino que estos olivos y a este aceite adquieran valor en su conjunto”.

También ha resaltado Jesús Casas el hecho de que se trate de un proyecto impulsado desde el territorio, directamente gestionado por los agricultores, en el que ellos son los gestores, y en donde directamente se vincula al territorio, señalando que la siguiente línea consistirá en dejar que los gestores continúen con el desarrollo de la iniciativa “porque no se trata sólo de subvencionar, se trata de impulsar y por ello ahora están iniciando el proceso para tratar de declarar el conjunto de los olivos milenarios como patrimonio mundial”.