El ministro Arias Cañete ha anunciado hoy en el Congreso de los Diputados que las previsiones de la reforma de la PAC que estamos negociando son que “mantenga el nivel de ayudas a los agricultores de las zonas desfavorecidas y de montaña y, en su caso, podamos mejorarla”, indicando que se van a mantener los […]

El ministro Arias Cañete ha anunciado hoy en el Congreso de los Diputados que las previsiones de la reforma de la PAC que estamos negociando son que “mantenga el nivel de ayudas a los agricultores de las zonas desfavorecidas y de montaña y, en su caso, podamos mejorarla”, indicando que se van a mantener los programas de desarrollo rural que contemplan medidas de indemnización compensatoria.

Para cumplir con estos objetivos, el ministro ha expresado la necesidad de “dar la batalla presupuestaria”, para lograr que no haya una reducción del presupuesto destinado a la Política Agraria Común, algo que es “vital no sólo para los cultivos sino también para desarrollar los territorios que tienen más dificultades objetivas para el mantenimiento de la población en el medio rural con rentas suficientes, y para desarrollar actividades agrarias y ganaderas en un medio que siempre es más complejo que en otros territorios españoles”.

Con el fin de favorecer esta negociación presupuestaria, Arias Cañete ha indicado que el Gobierno está buscando alianzas con otros países, recordando que “hemos empezado el diálogo con Portugal y Francia, pero vamos a seguir con otros países como Italia, Alemania, Irlanda y Polonia, en la búsqueda de un consenso básico en la defensa de los apoyos al sector agrario”.

También ha recalcado que todos los programas españoles de desarrollo rural incluyen medidas para zonas desfavorecidas y de montaña, “con el objetivo de apoyar la renta de los agricultores y, al mismo tiempo, darle prioridad y mayores porcentajes de ayuda para los programas de inversión que supongan un aumento de valor añadido de la producción agrícola y forestal de este tipo de explotaciones”.

Zonas con handicaps naturales

A ello, ha completado el ministro, hay que sumar el fomento de actividades complementarias a las agrarias, como son el turismo, la artesanía y las industrias agroalimentarias, así como todas las que tienen que ver con la conservación del medio ambiente y el mantenimiento de la biodiversidad: “Contamos con la aplicación de la iniciativa Leader, que persigue la dinamización de la población para aprovechar el potencial de desarrollo endógeno de los territorios rurales”.

Por último, el titular de Agricultura ha explicado que las zonas desfavorecidas por despoblamiento pasan a denominarse, en la nueva PAC, “zonas con hándicaps naturales”, que incluyen criterios biofísicos que tienen en cuenta factores del tipo de pendiente, pedregosidad, balance hídrico, humedad o temperatura.

Según ha subrayado, en el nuevo reglamento se considera la necesidad de dar ayudas a los agricultores de estas zonas para compensar los costes adicionales y las rentas no percibidas por sus explotaciones agrícolas, que deberán fomentar el uso continuado de las tierras, la conservación del paisaje y la promoción de una explotación sostenible. Asimismo, contempla la posibilidad de incrementar el porcentaje de ayuda para las medidas de inversión, transformación y comercialización de productos agrarios de estas explotaciones.