La subdirectora general de Productos Ganaderos del MARM, Esperanza Orellana, se reunió ayer con representantes de los sectores de producción de carne de vacuno, ovino y caprino, para analizar los diversos elementos que conforman la comunicación emitida por la Comisión Europea en relación a la futura PAC (Política Agraria Común), y la implicación que supone […]

La subdirectora general de Productos Ganaderos del MARM, Esperanza Orellana, se reunió ayer con representantes de los sectores de producción de carne de vacuno, ovino y caprino, para analizar los diversos elementos que conforman la comunicación emitida por la Comisión Europea en relación a la futura PAC (Política Agraria Común), y la implicación que supone para estos sectores.

Se trata de la segunda reunión de un ciclo programado de tres, que convocará a la totalidad de los sectores ganaderos, cuyo objetivo es el intercambio de puntos de vista y la reflexión entre los representantes sectoriales de cara a ir perfilando la postura española sobre la reforma de la PAC más allá de 2013, en lo que se refiere a la ganadería.

De esta forma, durante la reunión se ha informado a los asistentes sobre los debates llevados a cabo en el Consejo, las conclusiones de la Presidencia del Consejo Europeo de marzo de 2011 y los aspectos recogidos en el informe del Parlamento Europeo.

Coincidencia sobre aspectos futuros a considerar

Durante el encuentro, se ha producido una amplia coincidencia entre los asistentes acerca de la necesidad de que la nueva PAC dé adecuada cabida a los sectores vacuno y ovino españoles, recogiendo sus especificidades.  En concreto, se ha destacado la importante ligazón que existe entre los subsectores de la vaca nodriza y el cebo de vacuno que, en su conjunto, conforman un modelo productivo sostenible en las vertientes medioambiental, económica y social, que debe mantener apoyos suficientes.

Asimismo, en este encuentro se ha evidenciado la práctica unanimidad en relación a la necesidad de mantener los instrumentos de gestión de mercados.

Reforzamiento de la figura de las organizaciones de productores

Igualmente, todos los asistentes han coincidido en la importancia de que la nueva PAC disponga de instrumentos para asegurar el necesario equilibrio de la cadena de valor agroalimentaria. Sobre este aspecto, la figura de las organizaciones de productores cobra una especial relevancia, tanto desde la perspectiva del reforzamiento de la posición negociadora de los productores en la cadena, como desde la perspectiva de la posibilidad que ofrecen a la participación del productor en la gestión de la oferta.

Finalmente, y como también sucedió en la primera reunión con los sectores porcino, avícola y cunícola, se ha planteado la necesidad de contar, a nivel europeo, con un Plan para aumentar la disponibilidad de proteínas para la alimentación animal.