Más de 5.000 voluntarios han recogido 584 toneladas de residuos, se ha colaborado en la conservación de 10 reservas marinas de España un espacio natural de Portugal, se ha actuado en 82 playas y entornos acuáticos, se han recogido residuos del fondo marino a través de 70 barcos, se ha impartido formación en materia de reciclaje a más de 18.000 jóvenes y adultos…

En mayo del pasado año 2018 la compañía Coca-Cola ponía en marcha en España el proyecto Mares Circulares, una iniciativa para abordar el problema de los residuos marinos de forma transversal, sobre la base de la economía circular y con todos los actores implicados. Más de 170 ONG ambientales y organismos públicos y privados, junto a un comité asesor de expertos, se unían a este reto de recoger residuos de costas y mares, clasificarlos y reintegrarlos en la cadena de valor empresarial, pero también al de sensibilizar a la población sobre la necesidad de reciclar y al de buscar soluciones, desde el ámbito académico y empresarial, a la contaminación de los océanos.

Mares Circulares. El balance

Ahora, casi un año después de su puesta en marcha, la pasada semana se presentaron los resultados de la primera edición de Mares Circulares —proyecto conjunto de las asociaciones Chelonia, Vertidos Cero y Fundación Ecomar en colaboración con la Secretaría General de Pesca, impulsado por Coca-Cola en España y cofinanciada por The Coca-Cola Foundation—, entre los cuales destacan cifras tan esperanzadoras como:

— Durante 2018, gracias a la colaboración de más de 5.300 voluntarios y más de 170 organismos, se han recogido 584 toneladas de residuos, duplicando las expectativas iniciales.

— De estas, 2,10 toneladas corresponden a plástico PET, que será reintegrado en la cadena de valor de Coca-Cola en España, dándole así una segunda vida y fomentando prácticas de economía circular.

— Además, se ha colaborado en la conservación de 10 reservas marinas de España más un espacio natural de Portugal y se han llevado a cabo tareas de recogida de residuos en 82 playas y entornos acuáticos de ambos países.

— A través de 70 barcos pertenecientes a varias cofradías pesqueras que faenan en los caladeros de 12 puertos de España y Portugal, se han recogido residuos directamente del fondo marino.

— En cuanto a sensibilización y formación, se ha impartido formación en materia de reciclaje a más de 18.000 jóvenes y adultos en 12 de las playas con mayor afluencia del litoral español y portugués, en colegios y ayuntamientos de 23 municipios españoles y portugueses, y en 5 fábricas de Coca-Cola.

— Tras las diferentes intervenciones, más de un 80% de los participantes encuestados afirmaba ser más consciente sobre su papel para la correcta gestión de los residuos y más de un 65% declaraba su voluntad de modificar hábitos en la gestión de residuos domésticos.

Pero, además de enfocarse en la recuperación de espacios naturales y la prevención con campañas de sensibilización y formación ciudadana, Mares Circulares tiene una tercera vertiente que cierra el ciclo y que está orientada hacia la búsqueda de soluciones y nuevos modelos sobre la base de estudios científicos e iniciativas privadas que promuevan la economía circular. De esta forma, además de reintegrar el PET recogido en la cadena de valor de Coca-Cola, se han fomentado tres estudios científicos con la Universidad de Valencia, la Universidad San Pablo CEU y la Universidad de Cádiz enfocados en los desafíos ambientales que supone la presencia de residuo plástico en océanos y mares.

Resumen
Título
El balance de Mares Circulares en su primer año
Descripción
En mayo del pasado año 2018 la compañía Coca-Cola ponía en marcha en España el proyecto Mares Circulares, una iniciativa para abordar el problema de los residuos marinos de forma transversal, sobre la base de la economía circular.
Autor