Fría, pero nunca helada, siempre servida en copa, que la espuma vaya dejando marcas en el cristal, si se prueban varios tipos, empezar por las más suaves… son algunos de los consejos, fáciles y útiles, que da Fernando Iglesias, responsable de Cultura de Cerveza de la marca de Hijos de Rivera, para sacar el máximo […]

Fría, pero nunca helada, siempre servida en copa, que la espuma vaya dejando marcas en el cristal, si se prueban varios tipos, empezar por las más suaves… son algunos de los consejos, fáciles y útiles, que da Fernando Iglesias, responsable de Cultura de Cerveza de la marca de Hijos de Rivera, para sacar el máximo partido a los sabores de una cerveza.

El perfil de consumidor se está volviendo cada vez más exigente y muestra un mayor interés por aprender sobre esta bebida. Y, pensando en este público, Fernando Iglesias ha querido ofrecer algunas pistas para disfrutar al máximo.

Claves para sacar el máximo partido a una cerveza

Ni muy fría, ni muy caliente. Beber la cerveza helada, aunque es una práctica bastante extendida, no es recomendable. El frío inhibe los receptores gustativos de la lengua e insensibiliza el paladar, impidiendo disfrutar de muchos de los matices. Cada cerveza tiene su temperatura. Por ejemplo, las cervezas suaves pueden beberse más frías, aunque nunca heladas. Sin embargo, las más intensas y con mayor complejidad han de servirse a temperaturas ligeramente superiores.

La importancia de la copa. Aunque habrá momentos en los que no será posible utilizarla, la cerveza se disfruta mucho más servida en una copa. Además, hay copas adecuadas para cada una de las variedades que ayudan a maximizar el sabor, reteniendo o liberando aromas, según el caso.

El orden de los factores sí altera el resultado. A la hora de probar diferentes cervezas, siempre es mejor empezar por la más suave y terminar por la más intensa. Así será más fácil poder ir identificando matices a la hora de degustarla. Otra alternativa es ordenarlas por color, lo que nos permite probar la cerveza jugando con un criterio diferente.

Encaje en la copa. Siempre es aconsejable realizar una prueba muy sencilla: inclinar la copa para ver si la espuma se adhiere a las paredes. Estas marcas se llaman ‘encaje de Bruselas’ y se consideran un signo de que una copa está bien limpia y la cerveza bien cuidada.

La mejor compañía. En este punto un buen consejo es, que para disfrutar al máximo de la cerveza, hay que elegir una buena compañía. Y como no podía ser de otra manera, otra de las recomendaciones es apelar a un consumo moderado y responsable.

Resumen
Título
Claves para sacar el máximo partido a una cerveza
Descripción
Fría, pero nunca helada, siempre servida en copa, que la espuma vaya dejando marcas en el cristal, si se prueban varios tipos, empezar por las más suaves…
Autor