Está considerada como el sabor más auténtico de Brujas, una cerveza con un gusto y una textura debidas a su fermentación mixta, que se asocian a esta preciosa ciudad belga desde que la familia Van Houtryve comenzara a elaborarla dentro de los muros de Brujas en 1825, aunque los primeros registros se remontan a 1765, mencionando una granja-cervecería en Loppem perteneciente a Pierre-Jacques Van Houtryve.

Y ahora, después de casi sesenta años, la icónica cerveza Bourgogne des Flandres regresa a su ciudad, Brujas, de la mano de Thomas Vandelanotte, joven maestro encargado de preparar la primera cuba oficial en la nueva fábrica de la ciudad, situada en una buhardilla con vistas al Campanario. Una cerveza que supone un verdadero ejemplo de tradición flamenca, que mezcla cerveza oscura de alta fermentación con la joven Lambic, un estilo de cerveza que se elabora exclusivamente en Bélgica.

Una dinastía muy cervecera

La dinastía de elaboradores de cerveza Van Houtryve, compuesta por no menos de tres fábricas de cerveza, ha dejado su huella en la tradición cervecera Brujas. Los registros de 1765 mencionan ya una granja-cervecería en la localidad de Loppem, en los alrededores de Brujas, perteneciente a Pierre-Jacques Van Houtryve. Sin embargo, fue finalmente su hijo quien obtuvo el permiso del representante de los Estados de Flandes para establecer una fábrica de cerveza dentro de los muros de la ciudad de Brujas en 1825. Así fue como nació Den Os Brewery, considerada una de las principales fábricas de cerveza en la historia de la cerveza en Brujas.

En vísperas de la Primera Guerra Mundial tres miembros de la familia Van Houtryve estaban al frente de sus respectivas fábricas de cerveza: Den Os, La Marina y diez Ezele. Esto no es sorprendente, ya que el número de fábricas de cerveza en Brujas alcanzó su punto máximo en este periodo con nada menos que 34 fábricas de cerveza en activo, sólo dos de las cuales permanecen hasta hoy.

La época dorada

Fue justamente durante esta época dorada, antes de la Primera Guerra Mundial cuando la cerveza insignia de Den Os Brewery, la Bourgogne des Flandres, vio la luz por primera vez. Una auténtica West Flemish de color marrón rojizo que ha sobrevivido a lo largo de los años a la competencia de cervezas lager muy populares desde la Primera Guerra Mundial, así como a la destrucción causada por la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, Den Os Brewery, finalmente, tuvo que cerrar en 1957, después de que cinco generaciones de Van Houtryves estuvieran al frente. A pesar de ello, este no fue el final de la Bourgogne des Flandres. Aunque la familia ya no disponía de ninguna fábrica, bajo la supervisión de Michel Van Houtryve diferentes fábricas siguieron elaborando esta cerveza según la receta original de la familia a lo largo de los años.

Resumen
Título
De cómo una cerveza, la Bourgogne des Flandres, regresa a sus orígenes en Brujas
Descripción
Después de casi sesenta años, la icónica cerveza Bourgogne des Flandres regresa a su ciudad, Brujas, de la mano del joven maestro Thomas Vandelanotte.
Autor