El calor atípico de este invierno en toda Europa, la entrada masiva de producto desde Marruecos e incluso un descenso del consumo de frutas y hortalizas por parte de la población han llevado al hundimiento de los precios en origen, lo que ha llevado a la organización agraria UPA a declarar el ‘estado de emergencia’ en estos productos.

Según la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, el sector hortofrutícola español vive de nuevo momentos de dificultad. Cuando aún se dejan notar los efectos del veto de Rusia a nuestras exportaciones, varios factores están llevando a la ruina a los agricultores españoles de este sector. El tomate, el pimiento y el pepino, en las hortalizas, y la manzana, en el caso de las frutas, son los productos más afectados por el hundimiento de los precios. La berenjena, el brócoli y la coliflor también empiezan a sufrir tensiones. El calor atípico de los últimos meses podría estar detrás de una confluencia de producciones de varios países europeos, con la consiguiente sobreoferta y caída de los precios.

“Por nuestro clima, normalmente estamos solos produciendo muchas hortalizas hasta febrero, sin embargo, el calor en Europa ha adelantado otras producciones. También ha habido entradas masivas de producto proveniente de Marruecos en momentos puntuales, que han tirado de los precios hacia abajo”, explican desde UPA, a la vez que proponen una serie de medidas para mejorar la situación del sector, aunque a corto plazo, reconocen, la única solución posible es retirar producto del mercado.

Propuestas para una crisis

UPA se ha reunido esta semana con responsables del Ministerio de Agricultura y les ha transmitido sus propuestas para tratar de resolver la crisis en el sector hortofrutícola. La creación de una organización interprofesional del sector de la hortaliza a nivel nacional es “una tarea imprescindible” que debe fomentar el departamento que, en funciones, todavía dirige Isabel García Tejerina.

La Unión de Pequeños Agricultores propone que haya un presupuesto diferente para gestiones de crisis y para los presupuestos de fondos operativos, manteniendo que con la actual normativa no hay forma de que una organización de productores pueda planificar a futuro si va a haber o no una crisis: “Las Organizaciones Profesionales hacen a principio de año una propuesta de fondos operativos y una crisis, por definición, no se puede planificar. Es absurdo que las crisis se metan dentro de los fondos operativos. Pedimos un cambio en la OCM”, señalan desde UPA.

Los agricultores proponen también que las aduanas amplíen su horario a las 24 horas del día para facilitar las exportaciones. En estos momentos el horario es “muy limitado” y eso genera dificultades a la hora de exportar, afirman.

En el caso de las ayudas por los efectos del veto ruso, UPA cree que “han fracasado” al exigir al agricultor que procese los productos para luego destruirlos, asumiendo ellos mismos su coste. “Es ilógico que te hagan meter un pepino en una caja para luego tirarlo”, resumen.

En relación con destinar producto a la ayuda alimentaria el problema para UPA es “logístico” y “de fondos”. Los agricultores no pueden asumir el coste de recoger el producto, envasarlo y transportarlo. Además, las redes de ayuda no son capaces de manipular la cantidad de producto que podría haber disponible. Para destinar alimentos a personas necesitadas —dentro y fuera de España— son necesarios fondos públicos y un plan “bien definido”.

Soluciones para cada producto

Pepino. En el caso del pepino, UPA propone una “extensión de norma por calidades a través de Hortyfruta”, que suponga una retirada de producto en el caso de las calidades de menor tamaño y calibre.

Pimiento. Para el pimiento, la situación se ha agravado por el cierre de la frontera con Estados Unidos por un problema fitosanitario, por lo que UPA ha reclamado un plan de control fitosanitario exhaustivo en pimiento y tomate y que las partidas que vayan “libres de mosca” se puedan exportar.

Tomate. Para el tomate, UPA cree que “no queda otra” que retirar producto, destinando parte a ayuda alimentaria, en el caso del transformado, y dejando en campo parte del cultivo sin acondicionar, lo que debe permitirse y coordinarse por parte de las Administraciones.

Manzana. En el caso de la manzana, la fuerte presión de las producciones italianas y el clima de estos meses ha provocado cierta saturación en los mercados, por lo que los agricultores piden un fomento de la integración cooperativa y un plan de impulso del consumo.

Resumen
Título
¿Estado de emergencia en las hortalizas?
Descripción
El calor atípico de este invierno, la entrada masiva de producto desde Marruecos e incluso un descenso del consumo de frutas y hortalizas, han llevado al hundimiento de los precios en origen.
Autor