La crema de cacahuete hace siempre referencia directa a la cultura estadounidense, dado que es su tentempié más famoso y consumido. Razones no le faltan, ya sea por su sabor o por sus múltiples propiedades. 

Y es que, siempre según esta cultura estadounidense ya sea en el desayuno, a la hora del almuerzo, como aperitivo, en la merienda o a modo de snack antes y después de practicar deporte… en todo momento, la crema de cacahuete aseguran que es ideal como un sencillo refrigerio y también como ingrediente de multitud de recetas y, por supuesto, en repostería, dado que aporta un sabor singular y cremosidad.

Aquí, en España, las dos variedades disponibles de Capitán Maní (suave o crujiente) llevan más de veinte años cosechando éxitos, ya que se elabora al más puro estilo americano a través de la recolección del cacahuete en las plantaciones del estado de Georgia y pasa por un minucioso proceso de tostado, molido y envasado, siguiendo los patrones y recetas tradicionales vigentes durante décadas en el sur y sureste de Estados Unidos.

Además, gracias a su alta concentración de cacahuete (90%), la crema de cacahuete es una fuente natural de energía y grasas saludables, que nos ayudan a reducir el colesterol y a prevenir enfermedades cardiovasculares, además de proteínas; minerales (calcio, yodo, zinc, hierro, potasio, magnesio, fósforo) y vitaminas liposolubles (A, B1, B2, B5, B9, B12, C, D, K), esenciales para el correcto desarrollo del sistema nervioso. Su gran valor energético la convierte en el alimento ideal para los pequeños de la casa y adolescentes en fase de desarrollo, así como para aquellos que quieren aumentar masa muscular, deportistas que necesiten realizar una dieta hipercalórica o recuperarse de una buena sesión de entreno.

Y, finalmente, su versatilidad en usos culinarios y aporte energético la ha posicionado en la cocina como ingrediente imprescindible en platos como estos Dumplings de gambón y crema de cacahuete, con salsa de soja y Glenfiddich 15, una receta ofrecida por Capitán Maní.

Dumplings de gambón y crema de cacahuete, con salsa de soja y Glenfiddich 15

INGREDIENTES

Para los dumplings (Masa para 20 unidades)

  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 1 tallo de apio
  • 4 zanahorias,
  • 400 g de gambón pelado
  • 100 g de Capitán Maní Crujiente
  • 100 g de leche de coco
  • Salsa tipo Tabasco (por ejemplo Mary Lee Habanero)

Para la salsa de soja y Glenfiddich 15

  • Glenfiddich 15 años
  • Salsa de soja y miel

ELABORACIÓN

Para los dumplings

  • Picar la cebolla, zanahoria, calabacín, apio y gambón, todo lo más pequeño posible.
  • Mezclar todos los ingredientes picados en un bol, junto con la crema de cacahuete crujiente, la leche de coco, sal y tabasco al gusto.
  • Rellenar la masa de los dumplings con la mezcla.
  • Cocinar los dumplings al vapor durante 20 minutos. Dejar enfriar durante 3-4 minutos para que la masa endurezca un poco, y servir junto con la salsa de soja y Glenfiddich 15.

Para la salsa de soja y Glenfiddich 15

  • Mezclar en un recipiente 1 parte de Glenfiddich 15, 1 parte de miel y 2 partes de salsa de soja.
  • Calentar un poco y remover, hasta que quede una salsa uniforme.
Resumen
Nombre receta
Dumplings de gambón y crema de cacahuete, con salsa de soja y Glenfiddich 15
Publicado el...
Calificación
5 Based on 1 Review(s)
Dumplings de gambón y crema de cacahuete, con salsa de soja y Glenfiddich 15
78%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%