Con la reciente entrada de los últimos kilos de uva en las instalaciones de las bodegas de Ribera del Duero finaliza la vendimia 2020 con un volumen recogido que supera al de la campaña de 2014, y se sitúa como la tercera mayor de la historia de la Denominación de Origen, solo por detrás de las de 2016 y 2018.

La cosecha en Ribera del Duero se ha cerrado con más de 123 millones de kilos de uva —122 de variedades tintas, tempranillo por encima de todo, y casi 1,5 millones de variedades blancas, principalmente albillo mayor— y, a pesar de las adversidades, de haberse tratado de una vendimia rara y muy larga, finalmente la campaña se ha saldado positivamente, convirtiéndose en la tercera mayor cosecha de la historia de la Denominación, tras las de 2016 —que sobrepasó los 133 millones de kilos de uva— y la de 2018 —125,4 millones—, y por encima de la de 2014, que obtuvo más de 122,3 millones de kilos.

La vendimia arrancó el pasado 10 de septiembre, con el comienzo de la recolección de uva en las instalaciones de la comarca vallisoletana, aunque solo una bodega había comenzado días antes. Las intensas precipitaciones que cayeron en todo el territorio de la DO durante las siguientes semanas, con una media de 60 litros por metro cuadrado, retrasaron el inicio de las labores de recolección, que se activaron una vez paró la lluvia, aunque se vieron interrumpidas en varias ocasiones por este mismo fenómeno.

Por eso se ha tratado de una campaña excepcionalmente extraña, que se ha dilatado más que en los últimos años y se ha desarrollado en episodios, muy influida por la meteorología, pero en la que, afortunadamente, las lluvias dejaron paso a rachas de viento que secaron los racimos, evitando las temidas enfermedades, y dejando una uva sana y de calidad que maduró más lentamente pero que presenta interesantes características y un gran potencial. De hecho, las primeras catas han confirmado las grandes posibilidades de los vinos que se elaboren con la uva de la cosecha 2020. Los jóvenes que están ahora mismo en fermentación son frescos, estructurados, y con una gran carga aromática y de color.

Un año difícil para el sector 

Buenas noticias en un año, 2020, que desde la Denominación de Origen explican que “será recordado como el periodo más incierto, imprevisible y complicado de la última década por los profesionales del sector del vino. Las medidas que afectan a la hostelería y el confinamiento nacional e internacional han frenado ventas y exportaciones, aunque las bodegas de Ribera del Duero siguen abriendo puertas y buscando fórmulas para comercializar sus vinos y hacérselos llegar al consumidor. Gran parte de las elaboradoras han puesto en marcha su propio espacio de venta online, tiendas que el Consejo Regulador ha agrupado en un espacio web”

Por su parte, Asebor, la Asociación de Bodegas de la Denominación, también ha puesto en marcha, en colaboración con el Consejo Regulador, una plataforma desde la que acceder a una gran selección de vinos de las bodegas asociadas.

Resumen
Finaliza en Ribera del Duero una de las mayores vendimias de su historia
Título
Finaliza en Ribera del Duero una de las mayores vendimias de su historia
Descripción
Con la reciente entrada de los últimos kilos de uva en las bodegas de Ribera del Duero finaliza la vendimia con un volumen recogido que supera al de 2014, y se sitúa como la tercera mayor de la historia de la DO, solo por detrás de las de 2016 y 2018.
Autor