La Academia Gallega de Gastronomía ha anunciado que el Monasterio de Samos dispondrá, antes de finales de este año, de una zona exclusiva dedicada a la instalación de un museo de la gastronomía gallega. El monasterio de San Julián de Samos, en la provincia de Lugo, fue fundado en el siglo VI por  la orden […]

La Academia Gallega de Gastronomía ha anunciado que el Monasterio de Samos dispondrá, antes de finales de este año, de una zona exclusiva dedicada a la instalación de un museo de la gastronomía gallega.

El monasterio de San Julián de Samos, en la provincia de Lugo, fue fundado en el siglo VI por  la orden de los benedictinos. Después de asumir funciones como colegio de Teología y Filosofía, actualmente se trata de una de las paradas tradicionales del Camino de Santiago, para lo que cuenta con una popular hospedería.

El nuevo museo ocupará tres celdas del cenobio, cuya adecuación ya ha sido realizada, a falta únicamente del acondicionamiento final de los recintos para que puedan acoger las piezas y obras exhibidas.

En este sentido, la Academia ha solicitado la colaboración de instituciones y particulares para dotar el recinto de contenido relacionado con su temática gastronómica, señalando que las piezas cedidas – utensilios de cocina, recetas, publicaciones, maquinaria alimentaria, etc.- no perderán su propiedad y estará perfectamente identificada su procedencia.

Restaurar la antigua cocina del s. XVI

Paralelamente, la Academia Gallega pondrá en marcha otro proyecto de restauración de la antigua cocina del monasterio, situada en un emplazamiento exterior, denominado “el palomar”, un lugar al que fueron  trasladadas las antiguas cocinas en el siglo XVI, por temor a que se produjeran incendios.
 
Otros planes en marcha de la Academia incluyen el estudio de la influencia de la cocina gallega en los países en los que hubo una notable corriente migratoria y viceversa. Los primeros casos que estudiarán serán los de Argentina y Uruguay.