Los residentes y turistas que visiten Santander durante este verano, tendrán la oportunidad de descubrir lo mejor de esta ciudad a través de cuatro rutas que fusionan la fotografía y la gastronomía, gracias a una novedosa iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de la capital cántabra, cuyo objetivo es dar a conocer de forma […]

Los residentes y turistas que visiten Santander durante este verano, tendrán la oportunidad de descubrir lo mejor de esta ciudad a través de cuatro rutas que fusionan la fotografía y la gastronomía, gracias a una novedosa iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de la capital cántabra, cuyo objetivo es dar a conocer de forma lúdica las excelentes posibilidades turísticas de Santander y su gastronomía.

La idea, titulada Santander, Fotografía, Gastronomía, comenzará a partir del próximo 12 de junio, durante todos los fines de semana hasta finalizar el mes de agosto, dividiendo la ciudad en cuatro zonas con sus correspondientes recorridos, durante los cuales los turistas recibirán un curso de fotografía y a su finalización disfrutarán de una comida a base de  productos de temporada típicos de la zona, comentada por un experto gastronómico. La actividad durará alrededor de seis horas, organizada en grupos de un máximo de 15 personas y a un precio individual de 98 euros que incluye el curso, el recorrido y la comida.

Cuatro bonitos recorridos, cuatro excelentes comidas

Las rutas entre las que los participantes podrán elegir son: El Faro de Cabo Mayor y la zona de Mataleñas, con comida en el restaurante Golf Mataleñas, cuyo chef es Jorge Echevarría. Un paseo por el Sardinero, los Jardines de Piquío y la Península de la Magdalena con posterior comida en el restaurante Deluz, elaborada por Ander San Martín. Recorrido por Puertochico, el Paseo de Pereda y el Palacete del Embarcadero, para después disfrutar de los menús que prepara Fernando Sainz de la Maza en El Serbal, un restaurante en posesión de una estrella Michelín. Y finalmente,  disfrutar de un itinerario por el Mercado de la Esperanza, la Plaza de Toros de Santander y el barrio pesquero, con una típica comida en la taberna marinera de El Machi.

Como aliciente a los participantes, de todas las instantáneas tomadas en cada jornada, el Ayuntamiento de Santander  seleccionará una de ellas, que pasará a formar parte del patrimonio de imágenes del consistorio y podrá ser utilizada en alguna de sus campañas de promoción turística.