“España ha logrado evitar la paralización de parte de su flota por la prohibición de descartes y ha conseguido que, por primera vez, desde que existe la Política Pesquera Común (PPC), las almadrabas españolas sean incluidas en la definición de buque pesquero.”  Así se expresaba el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias […]

España ha logrado evitar la paralización de parte de su flota por la prohibición de descartes y ha conseguido que, por primera vez, desde que existe la Política Pesquera Común (PPC), las almadrabas españolas sean incluidas en la definición de buque pesquero.” 

Así se expresaba el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete esta madrugada, al finalizar el Consejo de ministros de Pesca de la Unión Europea en el que se ha aprobado un nuevo mandato para que la Presidencia irlandesa negocie con el Parlamento Europeo la reforma de la Política Pesquera Común. 

El problema de los descartes

Según el ministro, España ha conseguido que el porcentaje permitido de descartes ‘de minimis’ sea de 7% los dos primeros años, 6% los dos siguientes y 5 % a partir de entonces. Además, no habrá limitación por barco o por marea. 

En segundo lugar, todas las excepciones y flexibilidades relacionadas con la obligación de desembarque entrarán en vigor de manera simultánea con dicha obligación. 

Sobre este tema, el Ministerio recuerda que el Parlamento Europeo quería fijar una exención a la prohibición de descartes en un porcentaje muy bajo (3 %). Además, la Eurocámara también intentaba añadir un límite máximo del 9% de descartes por marea para cada barco (como forma de evitar que unos barcos pudieran descartar enormes cantidades de pescado y otros nada). 

Estas condiciones eran contrarias a los principios de aplicabilidad y control que España ha defendido en esta reforma y corrían el riesgo cierto de alterar la estabilidad relativa (reparto de cuotas de la UE) y obligar a paralizar a parte de nuestra flota (40 barcos) de aguas comunitarias (Gran Sol) que, pescando gallo y rape en aguas más someras, encuentra a veces capturas de pequeños pelágicos como el ochavo, de muy poco valor pero que dañan todo lo que viene a bordo por su rápido deterioro y putrefacción. 

Arias Cañete ha relatado que España ha consultado con el sector pesquero, ha coordinado su posición con otros Estados miembros (Francia) y ha colaborado de manera leal y constructiva con la Presidencia, gracias a lo cual ha evitado el resultado que habría paralizado a nuestra flota. 

Si no se cumplen los objetivos se suspenden las ayudas

Asimismo, en relación con la capacidad pesquera, la Comisión elaborará informes de análisis del equilibrio entre flota y recursos y planes de acción para aquellos segmentos de flota que lo requieran. Si no se cumplen los objetivos, se suspenderán las ayudas comunitarias a las inversiones en buques incluidos en dichos segmentos.

Las almadrabas se considerarán buques pesqueros 

Por último, entre los éxitos españoles en esta negociación destaca que, por primera vez desde que existe la Política Común de Pesca, las almadrabas españolas serán incluidas en la definición de buque pesquero, por lo que serán unidades pesqueras a todos los efectos. 

Por otra parte, y con respecto al Consejo de febrero, el Parlamento Europeo ha cedido en algunos aspectos como fijar un calendario para alcanzar el Rendimiento Máximo Sostenible en 2020, aceptar una exención para los descartes inevitables (de minimis), permitir flexibilidades entre especies y entre años, admitir el mantenimiento de la prohibición de desembarque de juveniles en el Mediterráneo y renunciar a su complicada definición de capacidad pesquera, que podría haber creado graves cargas administrativas a los Estados miembros. 

La posición española

La posición de partida de España en este Consejo consideraba que el acuerdo arduamente logrado en febrero debía servir de base suficiente para la negociación con el Parlamento Europeo. Sin embargo, la ponente Ulrike Rodust (SD) se mostró muy rígida en las reuniones trilaterales con Consejo y Comisión, lo que ha motivado que la Presidencia solicitara en este Consejo un nuevo mandato con mayor margen de maniobra.

 

Artículos relacionados

“España se juega 10.500 barcos y 41.000 empleos en la reforma europea de la Política Pesquera”

Arias Cañete: “Los descartes no implicarán sacrificios excesivos para la flota española”

El Parlamento Europeo acaba con los descartes en la pesca

Un comité analiza la situación de la pesca en el Mediterráneo

Cooperación internacional contra la pesca ilegal


{jathumbnail off}