La recogida de la almendra se ha adelantado esta temporada hasta en tres semanas debido a las condiciones climatológicas. Los agricultores están constatando importantes caídas de producción de hasta el 70 % y a pesar de ello aseguran que perciben “unos precios de ruina”.

Por ello, desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) han calificado la cosecha 2023 de almendra nacional como catastrófica y piden a los responsables del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación una reunión urgente para analizar y poner remedio a la dramática situación que, aseguran, atraviesan miles de agricultores que se dedican a la producción de almendras en España.

Y es que los agricultores están comprobando cómo los rendimientos son muy escasos, en ocasiones hasta un 70 % inferiores a la cosecha de 2022, que ya fue, de hecho, mala, quedando por debajo de las 200 000 toneladas de almendra en cáscara (no grano), un 46% menos que en 2021. Además, a estos malos rendimientos se suman los problemas de calidad provocados por las lluvias en mayo y junio, que contribuyeron a la proliferación de enfermedades fúngicas como la antracnosis, que disminuye la cantidad y tamaño de la almendra.

En este sentido, la responsable de frutos secos de UPA, Francisca Iglesias, ha calificado la situación como “dramática, pues a la escasa producción se suma la situación de mercado: almacenistas y cooperativas están asegurando a los agricultores que ‘no hay precio’ para las producciones, animando a los productores a dejar la producción en los almacenes en espera de una futura e incierta liquidación. Estas prácticas constituyen casos de venta a resultas que están prohibidos por la Ley de la Cadena Alimentaria y deben perseguirse”.

La almendra nacional

España es líder en producción de almendras en la Unión Europea y segundo productor mundial, tras Estados Unidos, un país que, según UPA, “ejerce una terrible competencia para los productores nacionales, pues exportan masivamente sus frutos secos a España, sin barreras ni aranceles de ningún tipo, una situación que es aprovechada por las industrias transformadoras, que adquieren sin cortapisas el producto americano”.

Sin embargo los frutos secos tienen una importancia enorme para España, que dedica más de 520 000 hectáreas a la producción de almendras, de las que un 20 % son de producción ecológica, Por regiones, lidera Andalucía, seguida de Extremadura, Murcia, Comunidad Valenciana, Aragón y Castilla-La Mancha.

Resumen
La cosecha de la almendra, "catastrófica y de ruina", según los agricultores
Título
La cosecha de la almendra, "catastrófica y de ruina", según los agricultores
Descripción
La recogida de la almendra se ha adelantado esta temporada hasta en tres semanas debido a las condiciones climatológicas. Los agricultores están constatando importantes caídas de producción de hasta el 70 % y a pesar de ello aseguran que perciben “unos precios de ruina”.
Autor