Harina, azúcar, mantequilla, mucho cariño… Son los ingredientes básicos de los dulces navideños típicos de diferentes países. Y es que, en todo el mundo la Navidad se convierte en la excusa perfecta para reunirse en torno a una mesa y festejar la alegría de estar juntos.

Existen tantas navidades como formas de celebrarlas. La Navidad no es solamente una festividad religiosa, es un espacio de encuentro de personas y sentimientos, un momento de celebración y de vuelta al hogar.

Y en cada Navidad, en cada país, hay un dulce típico que las familias elaboran, comparten y disfrutan. Europa, Asia, África… hasta en los lugares más inesperados se preparan deliciosos dulces navideños, de los que la conocida marca Delaviuda ha querido seleccionar ocho ricos ejemplos.

KAHK, Egipto. Aunque Egipto es un país de mayoría islámica, cuenta con una numerosa comunidad copta cristiana cuyas antiguas costumbres se mezclan con las de sus vecinos musulmanes. Una de ellas es la de la elaboración de unas deliciosas pastas de harina, azúcar y mantequilla para conmemorar sus fiestas religiosas.

Desde el 25 de noviembre hasta el 6 de enero los cristianos coptos siguen la tradición de realizar un estricto ayuno que les prepara para celebrar el nacimiento de Jesús, que según su calendario tuvo lugar el 7 de enero. Tras la misa del gallo las familias se reúnen en torno a la mesa para romper con esta penitencia y después visitan a sus vecinos musulmanes, para compartir con ellos las Kahk, también típicas del Ramadán.

PANDORO, Italia. Todo el mundo conoce el panettone milanese, pero muchos se olvidan de su primo hermano, el Pandoro, originario de Verona, la ciudad de Romeo y Julieta. Más tierno y dulce es el favorito de los niños, que lo desayunan durante días después de Navidad.

Los ingredientes son pocos y sencillos, mantequilla, leche, azúcar, harina y huevos, pero la lenta elaboración con levadura de panadería hace que la mayoría de la gente no lo prepare en casa, sino que lo compre en las pastelerías para luego entretenerse en rellenarlo al gusto. La hermosa forma de estrella hace que se pueda jugar a decorarlo como si de un árbol de Navidad se tratara.

CHRISTOLLEN, Alemania. El Christstollen o simplemente Stollen es un bizcocho con trozos de frutas confitadas, pasas, nueces, almendras, especias como el cardamomo y la canela y decorado con una capa de azúcar glas. Suele llevar también un corazón de mazapán.

Su forma pretende recordar a la del Niño Jesús recién nacido y envuelto en pañales, por eso se recubre de blanco azúcar glas. Cada año, para conmemorar la tradición iniciada por Augusto el Fuerte en 1730 se celebra en Dresde el Stollen Fest. Se trata de un festival en el que, durante ocho días, se hornea un Stollen gigante que posteriormente es llevado por las calles de la ciudad en una carroza tirada por ocho caballos.

MELOMAKARONO, Grecia. Las Melomakarono son unas pastas blandas con forma ovoide, elaboradas principalmente con harina o sémola, aceite de oliva y miel. Tras la cocción se sumergen en almíbar y se recubren con pedacitos de nueces. Pueden encontrarse en todas las pastelerías de Grecia, pero es habitual que las familias las cocinen siguiendo antiguas recetas.

La miel, uno de los principales ingredientes de las Melomakarono, es desde la Antigüedad, un símbolo de fertilidad y bienestar para los griegos. Por eso estas pastas se identifican con el optimismo y los buenos deseos para el nuevo año.

TRIFLE, Reino Unido. Más allá del omnipresente Christmas Pudding, los británicos endulzan su comida de Navidad con el Trifle, una opción algo más ligera pero igualmente deliciosa.

Nació en el siglo XVI partiendo de una sencilla base de bizcocho, pero ha ido evolucionando hasta convertirse en un vistoso postre de capas con infinitas variantes: frutas, crema, gelatina, nata, licores… es la creatividad del cocinero la que determina que ingredientes se disponen en la tradicional copa de cristal donde se presenta.

BIBINGKA, Filipinas. Bibingka es un pastel de arroz típico de las Navidades en Filipinas. El arroz es la base fundamental de la alimentación del pueblo filipino, así que su postre más navideño tenía que incluir este ingrediente. Se suele compartir en torno a la mesa tras la misa del Gallo.

Aunque actualmente se cocina utilizando métodos modernos y puede encontrarse ya preparado en multitud de comercios, la elaboración tradicional era sumamente compleja. Se fabricaba especialmente un recipiente de terracota que tras forrarse con una hoja de plátano se colocaba sobre carbones calientes. En su interior se introducía la mezcla de harina de arroz y agua y se cubría con otra hoja de plátano, sobre la cual se colocaban más carbones calientes. El resultado era una gran torta plana y esponjosa ligeramente carbonizada en ambas superficies y con aroma a hojas de plátano tostadas.

JOULUTORTTU, Finlandia. En Finlandia, el país de origen de Papa Noel, no podía faltar un dulce típicamente navideño. Los Joulutorttu son hojaldres con forma de estrella o molino de viento rellenos de mermelada y cubiertos de azúcar glas.

En finés, Joulutorttu significa ‘Tarta de Navidad’ y aunque ya se fabrican de forma industrial, la mayoría de las familias los prepara en casa como parte de la tradición navideña, ya que su elaboración es realmente sencilla.

SOCHIVO, Rusia. El Sochivo es el plato con el que los fieles ortodoxos rusos rompen el ayuno en su Nochebuena, la noche del 6 de enero. De hecho, Sochivo proviene de la palabra rusa Sochelnik: Nochebuena.

A veces toda la familia toma el Sochivo de un solo plato como símbolo de unidad; otra antigua tradición consistía en lanzar la cuchara con la que se había comido el Sochivo contra el techo. Si se quedaba pegada era una señal de buena suerte y un augurio de buena cosecha. Sus ingredientes: trigo, miel, semillas de amapola, nueces, uvas pasas, leche y sal marina.

Resumen
Título
La vuelta al mundo en ocho ricos dulces navideños
Descripción
En cada Navidad, en cada país, hay un dulce típico que las familias elaboran, comparten y disfrutan. Europa, Asia, África… hasta en los lugares más inesperados se preparan deliciosos dulces navideños.
Autor