Los mecanismos actualmente en vigor en el marco de la Política Agraria Común europea para canalizar de manera urgente las solicitudes de retirada del mercado de frutas y hortalizas afectadas por la crisis de la bacteria E.coli comienzan hoy a ponerse en marcha para darles destino a entidades benéficas, biodegradación o alimentación animal, con las […]

Los mecanismos actualmente en vigor en el marco de la Política Agraria Común europea para canalizar de manera urgente las solicitudes de retirada del mercado de frutas y hortalizas afectadas por la crisis de la bacteria E.coli comienzan hoy a ponerse en marcha para darles destino a entidades benéficas, biodegradación o alimentación animal, con las máximas garantías documentales y de control.

Estas medidas estarán dirigidas a todos los productores, es decir, tanto a los que son socios de organizaciones de productores, como a los productores individuales, pues todos ellos están afectados por la crisis actual.

La decisión de activar de forma inmediata las medidas de gestión de crisis en el sector de las frutas y hortalizas, de manera que todos los agricultores que lo precisen puedan acogerse a las mismas, fue acordada en una reunión entre la subsecretaria del MARM, Maria Felicidad Montero, y representantes de las organizaciones de agricultores, cooperativas agrarias, exportadores y Comunidades Autónomas.

Los productos retirados podrán acogerse a las medidas de ayuda ordinarias

Se trata de encauzar de manera urgente todas las solicitudes de retirada del mercado de frutas y hortalizas con destino a entidades benéficas, biodegradación, alimentación animal, cosecha en verde y no cosecha para que puedan acogerse a las medidas de ayuda ordinarias ya establecidas en la reglamentación actual así como a las medidas extraordinarias que pueda establecer la Unión Europea. En este sentido, desde el Gobierno se están realizando todas las gestiones necesarias con la Comisión Europea.

Igualmente, para los productos retirados del mercado desde el comienzo de la crisis, para los cuales no haya sido posible aplicar los procedimientos antes citados, se ha informado a las organizaciones y a las comunidades autónomas de la necesidad de documentar de la forma más completa posible dichas operaciones, mediante declaraciones de los afectados que describan de forma detallada la operación realizada, la cantidad y calidad del producto afectado, en su caso, la identificación de la parcela, acompañando toda la documentación justificativa que sea posible en función de la operación realizada, como albaranes, facturas, documentos de transporte, tickets de pesada, informes técnicos, etcétera.

De la misma manera, se fomenta y prioriza la retirada de productos con destino a entidades caritativas. Las Comunidades Autónomas y las organizaciones del sector colaboran con el MARM para dar la mayor difusión posible a estas medidas.