“En menos de dos años nos acostumbraremos a ver este tipo de robot con aspecto humanoide en todo tipo de establecimientos como restaurantes, tiendas, centros comerciales, clínicas, colegios, gimnasios etc. Un robot humanoide ya no es tan costoso económicamente hablando”.

Así avanza Roberto Menéndez, director de Grupo ADD, la posibilidad de que los robots se impongan en un corto plazo de tiempo en determinados sectores, entre ellos el de la hostelería. ADD es una empresa española especializada en eventos y promociones con robótica e Inteligencia artificial en España y creadora de la Feria Artificial Expo, que recientemente ha presentado su nueva línea de robots humanoides para la asistencia en todo tipo de establecimientos y empresas o negocios.

“Un robot humanoide ya no es tan costoso económicamente hablando y a cambio facilita tareas muy importantes como la de resolver dudas, reconocer facciones, empatizar con clientes o pacientes, buscar lo que necesiten, recopilar información sobre hábitos de compra, necesidades etc.”, comenta Roberto Menéndez.

Según esta compañía especializada, en muy poco tiempo los robots se han empezado a integrar entre la sociedad española, una tendencia que —avanzan— pronto se multiplicará en el día a día. Se trata de robots que ya están operativos en muchas empresas y que son capaces de guiar, ayudar, resolver dudas, recoger datos, reconocer humanos y empatizar con nosotros. No obstante, no debemos olvidar —puntualizan— que, para realizar todo este trabajo, necesitan de un profesional que les prepare, convirtiéndose así en una oportunidad de empleo futuro: “Los robots no son autónomos porque sí, no nacen con las tareas aprendidas. Hay que programarlos para las funciones que se quiera ordenar. Y este será el aspecto fundamental en el futuro de los próximos años. No tanto la fabricación en sí de robots humanoides sino la programación de tareas dependiendo del uso que se le quiera dar. Los robots humanoides no quitarán trabajos, sino que crearán nuevas oportunidades de empleo”, asegura el responsable de ADD, añadiendo que para ser operario de robots no hay que tener una titulación universitaria ni ser programador informático, aunque sí ayuda ser un nativo digital, o tener una predisposición hacia la tecnología.

Tareas robotizadas

Los robots humanoides no sólo están preparados para exhibiciones o eventos sino para el día a día de cualquier actividad o negocio. Tan sólo necesita de un personal cualificado, un Operario de Robots, que le programe para una determinada tarea. Entre otras muchas funciones, los robots humanoides pueden hacer:

  • Acreditaciones en punto de venta o eventos
  • Interactuación con clientes
  • Toma de fotos
  • Realización de presentaciones como maestros de ceremonias
  • Presentación de ponentes o búsqueda de dependiente o médico
  • Entrega de premios
  • Entrega de productos y su búsqueda
  • Acompañar niños perdidos o clientes que buscan un producto

Y entre los ejemplos de robots que ya ejercen funciones en determinadas áreas de hostelería o restauración, estos son algunos de ellos:

  • Un robot que interactúa con los pasajeros de un crucero. Se llama Pepper, mide 1,20 metros, pesa 29 kilos, y es capaz de interactuar cuando las personas se le acercan, responder a preguntas directas, bailar con los pasajeros, involucrarles en juegos o proponerles posar para tener un selfie como recuerdo, además de ofrecer información sobre el barco y sus servicios: bares, restaurantes, excursiones, programas de actividades, spa, tiendas…
  • Nao, el robot que enseña alimentación y hábitos saludables a los niños. Un robot humanoide de última generación llamado NAO está impartiendo un programa de alimentación y hábitos saludables, compuesto por pequeños talleres presenciales dirigido a niños y niñas de varias ciudades españolas.
  • Robots, drones, cocineros techies… la cocina del futuro. Un robot que utiliza la inteligencia predictiva, que conoce las preferencias gastronómicas de su usuario, con quien puede interactuar en diversos campos. Drones aplicados al campo de la agricultura que detectan y recomiendan las mejores zonas de cultivo…
  • Un robot capaz de recopilar información sobre el estado del viñedo. El Proyecto VineRobot, en el que participan otros dos campus y cinco empresas europeas, pretende diseñar un vehículo terrestre dotado con sensores no invasivos capaces de obtener y transmitir información sobre el estado del viñedo.
  • Una máquina que fabrica 360 hamburguesas gourmet por hora. La comida rápida ya no tiene por qué tener una connotación negativa. Con esta tecnología, un restaurante puede ofrecer una calidad gourmet en sus hamburguesas con los precios de un fast food y produciendo 360 hamburguesas por hora.
  • El primer robot camarero y sumiller. Lanzado en 1985 por la compañía japonesa Daimichi Koki, Ken-chan era un ‘camarero robot’ de 122 cms de altura que deambulaba entre las mesas del restaurante Grazie de Tokio, ayudando en lo que podía –que pronto se comprobó que no era mucho– pero especialmente echando una ‘mano’ en la selección de vinos.

Grupo ADD, como creador de la iniciativa de formación para operarios y programadores de robots, impartirá cursos gratuitos para desempleados que quieran descubrir en este campo una salida profesional, que se llevarán a cabo el 15 y 16 de noviembre durante la celebración de Artificial Expo. Según la compañía, La profesión de Operario de Robot Humanoide creará miles de puestos de trabajo en los próximos dos años, y los robots necesitan de los humanos para ser programados.

Resumen
Título
¿Llegan los robots a la hostelería?
Descripción
“En menos de dos años nos acostumbraremos a ver este tipo de robot con aspecto humanoide en todo tipo de establecimientos como restaurantes, tiendas, centros comerciales, clínicas..."
Autor