Desde siempre ha existido una especie de estigma social unido al hecho de mascar chicle en público, un gesto que suele dejar en los presentes una mala impresión respecto a quien se empeña, casi siempre de un modo desenfado pero recurrente, en llevarlo a cabo. Para demostrar que esto no solo no es así sino […]

Desde siempre ha existido una especie de estigma social unido al hecho de mascar chicle en público, un gesto que suele dejar en los presentes una mala impresión respecto a quien se empeña, casi siempre de un modo desenfado pero recurrente, en llevarlo a cabo.

Para demostrar que esto no solo no es así sino que además puede hacer que la persona que masca chicle ofrezca una imagen de alguien que tiene muchos amigos, buen sexo, y en general todo le va bien, la marca Beldent (la versión argentina de Trident) ha realizado un curioso experimento que recoge la publicación estadounidense especializada en publicidad y marketing Advertising Age.

A través de una instalación en el Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires se mostraron a los visitantes varias parejas de gemelos idénticos, en cada caso uno de ellos mascando chicle y el otro no. A los asistentes se les hacía una serie de preguntas del tipo: ¿A cual de ellos le invitan a más fiestas?  ¿Quién disfruta de una mejor vida sexual? ¿A cual es más probable que le den  un aumento de sueldo y a cual que le pongan una multa de estacionamiento?

De las 481 personas que participaron en el experimento, el 73% se declaró firmemente a favor del gemelo concreto que en cada pareja masticaba chicle.

La campaña fue creada por la agencia argentina Del Campo Saatchi & Saatchi , cuyos proyectos innovadores para los clientes como Andes Beer , BGH y Norte han ganado varios premios.


{jathumbnail off}