Toledo contará, desde principios del próximo año 2014, con un nuevo espacio en la línea de los hasta ahora tan exitosos gastromercados con nombres de santos. Se trata del nuevo Mercado de San Agustín, un proyecto presentado ayer miércoles por el alcalde Emiliano García-Page que tratará de convertirse en un foco de atracción del turismo […]

Toledo contará, desde principios del próximo año 2014, con un nuevo espacio en la línea de los hasta ahora tan exitosos gastromercados con nombres de santos. Se trata del nuevo Mercado de San Agustín, un proyecto presentado ayer miércoles por el alcalde Emiliano García-Page que tratará de convertirse en un foco de atracción del turismo que impulse la economía local.

El nuevo mercado estará situado en pleno corazón del casco histórico de la ciudad, en la plaza del mismo nombre, que además será recuperada para la ciudad a través de una interesante rehabilitación patrimonial que incluye la puesta en valor de dos aljibes del siglo XIV y XV hallados en los terrenos.

El Mercado de San Agustín estará formado por una serie de puestos al estilo clásico, con una amplia oferta de productos frescos o elaborados, inspirados en la cocina tradicional, regional o de vanguardia que podrán ser adquiridos o degustados en el propio local.

Cinco plantas con la gastronomía como protagonista

En total, el nuevo gastromercado contará con 24 espacios gourmet distribuidos en cinco plantas que tendrán entre sí un pequeño desnivel y una triple altura central con la intención de que el usuario tenga una visión general de la actividad que se genere en las demás plantas. 

El interior estará adornado con un jardín vertical de 50 metros mientras que el edificio completo gozará de la iluminación cenital de un lucernario.

El sótano se destinará a bodega, que se articulará en torno a los dos aljibes hallados del siglo XIV y XV; la planta baja será el propio mercado y la primera contará con una zona para showcooking; la segunda planta albergará una zona de restauración donde se incorporarán, también, un establecimiento italiano y una hamburguesería, mientras que en la terraza se ubicará un bar-cafetería desde el que poder observar la singularidad de los tejados de las casas del Casco Histórico.

{jathumbnail off}