Nueva York prohibirá la venta de refrescos azucarados en tamaños superiores a 16 onzas (473 mililitros, menos de medio litro) en restaurantes, cines, estadios y arenas después de que la Junta de Salud de la ciudad norteamericana aprobara el polémico plan propuesto hace meses por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg. La votación tuvo […]

Nueva York prohibirá la venta de refrescos azucarados en tamaños superiores a 16 onzas (473 mililitros, menos de medio litro) en restaurantes, cines, estadios y arenas después de que la Junta de Salud de la ciudad norteamericana aprobara el polémico plan propuesto hace meses por el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg.

La votación tuvo lugar ayer jueves con un resultado ocho votos a favor y una abstención. Los miembros de la Junta, nombrada por el alcalde y confirmada por el Ayuntamiento, rechazaban así los argumentos de compañías como Coca-Cola, PepsiCo y una importante coalición de cadenas de restaurantes que defendían el derecho del consumidor a la libertad de elegir.

«Este es el paso más grande que una ciudad haya dado jamás para frenar la obesidad”, declaraba Bloomberg en una conferencia de prensa del Ayuntamiento celebrada tras la votación. «Creemos que salvará muchas vidas», afirmaba el alcalde neoyorkino.

“En 6 meses, Nueva York será un lugar más saludable”

La cuenta de Twitter de la alcaldía, por su parte, publicaba ayer: “La Junta de Salud ha votado y aprobado la nueva política de bebidas azucaradas. De aquí a 6 meses, la ciudad de Nueva York será un lugar incluso más saludable”.

Según informa CBS News, la prohibición se aplicará en restaurantes, cadenas de comida rápida, cines, delicatessen, cafeterías de oficina y la mayoría de espacios que se encuentran bajo el Reglamento de la Junta de Salud. Estarán exentos de la prohibición los refrescos azucarados vendidos en supermercados o tiendas de alimentación y bebidas alcohólicas.

luz-verde3Medida polémica y muy respondida

Desde que en junio pasado el alcalde Michael Bloomberg anunciara sus intenciones de restringir la venta de refrescos azucarados en formatos de gran tamaño, la medida ha sido ampliamente respondida y a veces hasta ridiculizada por un gran número de medios, productores, consumidores y establecimientos de hostelería, tildando al alcalde de ‘niñera’ de los ciudadanos y a la medida como una ‘locura’. El mismísimo McDonald’s expresó por Twitter que “la cadena confiaba plenamente en el buen criterio de sus clientes”.

Otras iniciativas saludables

Esta no es la primera medida para mejorar la salud de la ciudad en la que se implica la alcaldía neoyorkina. Recientemente, el consistorio se ha sumado también a los diversos planes nacionales puestos en marcha en todo el país para luchar contra la obesidad infantil, con la iniciativa ‘NYC School Salad’ (Ensaladas en las escuelas de Nueva York), por la que ya han sido instaladas más de 1.000 barras de ensaladas en escuelas de toda la ciudad.

Artículos relacionados

La semana en que las leyes se enfrentaron a los alimentos

Sigue la moda de las prohibiciones: ahora, los refrescos en Los Angeles

Más ensaladas y agua fresca en las escuelas de Nueva York

{jathumbnail off}