El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, presidió esta semana el pleno del Consejo Nacional del Clima (CNC), órgano consultivo integrado por representantes de todas las Comunidades Autónomas, ONGs, sindicatos, organizaciones empresariales, de consumidores y usuarios y expertos, que no había sido convocado desde 2010. El ministro analizó la situación de […]

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, presidió esta semana el pleno del Consejo Nacional del Clima (CNC), órgano consultivo integrado por representantes de todas las Comunidades Autónomas, ONGs, sindicatos, organizaciones empresariales, de consumidores y usuarios y expertos, que no había sido convocado desde 2010.

El ministro analizó la situación de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que en 2010 ascendieron a 355.879,71 kilotoneladas de CO2 equivalente (355,9 Mt CO2eq.), lo que supone un descenso del 2,8% con respecto al año anterior.

Los sectores más emisores son el trasporte con el 25,69%, seguido de las industrias del sector energético con 20,35%, la combustión en industrias manufactureras y la construcción con el 17,82%, la agricultura con un 11,24%, procesos industriales 7,87%, el sector residencial comercial e institucional el 7,1% y residuos con el 4,24%.

Los cultivos agrícolas absorben de forma natural el CO2

Respecto a estos datos, conviene destacar que un gran número de estudios sobre captura de CO2 consideran que las actividades agrícolas compensan ampliamente sus emisiones, al absorber de forma natural los cultivos más gases de los que se emiten durante las labores propias de producción.

En el Consejo Nacional, el ministro invitó a los representantes a presentar sus observaciones en cuanto la idoneidad de una posible territorialización de objetivos de reducción de emisiones y, en su caso, el modo o criterios para hacerlo, para que podamos seguir avanzando en el objetivo de España de conseguir una reducción del 10% de sus emisiones e respecto de las de 2005. La territorialización de objetivos que se pudiera plantear, por tanto, debería limitarse a estos sectores.

Creación de un grupo de trabajo específico

Por otra parte, Arias Cañete anunció al Consejo Nacional del Clima la creación de un grupo de trabajo específico a nivel técnico entre representantes de las CCAA y la Oficina Española de Cambio Climático para empezar a trabajar en ese objetivo de reducción de emisiones a partir de todas las aportaciones que se reciban.

Hay que tener en cuenta que en el marco de Naciones Unidas se ha decidido que en 2013 se iniciará un segundo periodo de compromiso del Protocolo de Kioto. Ello comportará el establecimiento de un QELRO (objetivo nacional global, abarcando todos los sectores) para España. El reparto de objetivos entre las CCAA puede basarse en diferentes factores: población, renta per capita, potencial o costes de abatimiento, etc. Sería necesario consensuar, en su caso, los criterios de reparto.