La sidra de Manzana Seleccionada, marca de calidad que agrupa a un reducido número de llagares asturianos, celebró ayer la primera Mesa de Cata de la cosecha 2016, el último control de calidad que se realiza en el sello, y en el que un comité de cata examina la sidra presentada a calificación.

Los miembros del Comité de Cata de la marca de calidad Manzana Seleccionada han examinado la sidra presentada a calificación los cuatro llagares que forman parte de esta marca—Sidra Trabanco, Peñón, Foncueva y Muñiz—, cuyo objetivo es impulsar la manzana asturiana y la sidra de calidad. En total, se han valorado veintiún toneles.

Nueva sidra en mayo

Solo los lotes que superan el notable, como nota media, obtienen la contraetiqueta que identifica a la sidra de Manzana Seleccionada. En esta primera mesa de cata han superado el corte diecisiete del total de los veintiún toneles presentados a calificación. Son los que se estrenarán el lunes 15 de mayo, fecha elegida para poner en el mercado la nueva cosecha 2016, simultáneamente en Asturias y en el resto de España.

La Mesa de Cata es el último control de calidad que se realiza durante el proceso de elaboración de la sidra de Manzana Seleccionada. El comité de cata examina los lotes presentados a calificación. Son lotes que carecen de cualquier tipo de identificación comercial (sin etiquetas, ni corcho y presentadas en botellas iguales). Los aspectos sometidos a examen son tres: visual, olfativo y gustativo. Siguiendo la ficha de cata propia de este sello, el comité valora de manera independiente e individual cada uno de estos tres aspectos. Los que no superan este corte podrán volver a presentarse a la siguiente mesa de cata que se celebre.

Apuesta por la manzana asturiana

Antes de obtener la contraetiqueta que identifica a esta marca, la sidra debe haber superado una serie de controles y auditorías, realizados por Bureau Veritas Certification y por el Comité de Cata que esta tarde se reúne en Siero. El primero de estos controles se centra en la materia prima. Y es que, esta sidra se elabora únicamente con manzana cosechada en Asturias, en plantaciones homologadas y recogidas en su punto óptimo de maduración. En su mayor parte, se trata de variedades tradicionales, en cuya recuperación participa la sidra de Manzana Seleccionada.

“No podemos perder la gran riqueza con la que cuenta el campo asturiano. Por eso estamos impulsando la recuperación de variedades tradicionales de manzana de sidra, que tantos matices aromáticos y de sabor aportan a la sidra de selección. Es parte de nuestro compromiso con los cosecheros asturianos: contribuir a su crecimiento, con una demanda estable de manzana asturiana y con la recuperación de variedades tradicionales”, apunta José Manuel Riestra, presidente de la sidra de Manzana Seleccionada.

Sidra sobre la madre

La sidra presentada hoy a calificación es especial. Se trata de la llamada sidra sobre la madre, que no ha sido trasegada y que reposa aún sobre lías de fermentación. Este tipo de sidra, habitual hace décadas, presenta unas características particulares: es mucho más joven y tierna y presenta un sabor más afrutado que la sidra que se consume el resto del año.

“Desde hace varios años, estrenamos la cosecha con la sidra sobre la madre. Es como se hacía antaño, cuando se probaba en primavera la primera sidra del año, una sidra joven, afrutada, fresca, sin trasegar. Esta iniciativa cuenta con gran aceptación entre el público, que aprecia la diferencia con respecto a la sidra que se consume el resto del año y valora la importancia de respetar y actualizar las tradiciones”, explica José Manuel Riestra.

Resumen
Título
Primeros toneles cosecha 2016 de sidra de Manzana Seleccionada
Descripción
La sidra de Manzana Seleccionada celebró ayer la primera Mesa de Cata de la cosecha 2016, el último control de calidad que se realiza en el sello y en el que se examina la sidra presentada a calificación.
Autor