El vino es un producto muy nuestro. Forma parte de nuestro paisaje, historia, cultura, tradiciones y gastronomía, además de ser un pilar básico de nuestra economía y de la imagen de España que proyectamos al venderlo en todo el mundo y ante los millones de turistas que nos visitan cada año.

Pero ante todo el vino es disfrute, y no solo para nuestros sentidos. Es el perfecto compañero de cualquier buen momento que nos queramos regalar, para maridar cualquier comida o reunión con amigos, pareja o familia. Es una tarde tranquila en casa o la mejor celebración de nuestros éxitos personales con aquellos a los que queremos.

Por eso, y de cara al próximo año 2018, desde la Interprofesional del Vino de España (OIVE), organización que agrupa a las entidades representativas de la cadena de valor del sector vitivinícola español, han lanzado una nueva campaña, Marida mejor tu vida con vino, una iniciativa cuya propuesta es que, si cada nuevo año nos proponemos los mismos retos, que nunca cumplimos… ¿por qué no plantearse uno diferente, y a su vez muy arraigado a nuestra cultura? Introducirnos en el mundo de la enología para poder maridar mejor nuestra vida con vino.

Maridar mejor la vida con vino

Según la RAE, la enología se entiende como “el conjunto de conocimientos relativos a la elaboración de vinos”. La iniciativa no pretende que nos hagamos expertos en la materia, pero sí ofrece cinco claves para que podamos cumplir, al menos, uno de los propósitos que nos hayamos marcado para 2018, y así convertirnos en el perfecto sumiller o, al menos, parecerlo.

Apuntarnos a cursos de enología. Actualmente existen muchos sitios donde ofrecen cursos de cata. Su duración varía dependiendo del grado de experiencia que se pretenda conseguir. Por eso, al ser una introducción en la materia, un curso intensivo tiene una duración máxima de 20 horas. Es la actividad perfecta para salir de la rutina y, además, empezar a cumplir el propósito de 2018.

Acudir a catas de vinos. Tras la primera toma de contacto, cuando ya podamos hablar con propiedad sobre el vino, ¿qué mejor manera de poner en práctica todos esos conocimientos? No hace falta irse muy lejos para acudir a una cata de vino. En nuestra misma ciudad encontraremos lugares donde poder disfrutar de esta experiencia y, si vamos un poco más allá, incluso la podemos regalar a alguien especial. Lo mejor, preguntar en la vinoteca más cercana.

Visitar bodegas. España es la primera bodega del mundo. Cuenta con más de cuatro mil empresas dedicadas a la elaboración de vinos, repartidas por todo el territorio español. Por ello, estemos donde estemos, una escapada en fin de semana para ir a visitar una de ellas es una buena opción para seguir indagando en la cultura vitivinícola.

Libros y películas que hablen sobre vino. Si por el contrario, somos más de disfrutar de un domingo en casa, la solución es trasladarse al mundo del vino a través de una buena película y un buen libro. No hablamos de documentales o lecturas especializadas, sino a las producciones e historias de ficción donde el vino se convierte en coprotagonista de la historia y cobra una importancia especial.

Seguir la dieta mediterránea. Por último, para disfrutar de todo lo aprendido, lo mejor es incorporar estos conocimientos al día a día. La saludable dieta mediterránea incorpora el vino con moderación, por lo que cualquier momento cotidiano puede ser celebrado con una copa de vino, tal y como plantea esta nueva campaña de la Organización Interprofesional del Vino en España: Marida mejor tu vida con vino.

Resumen
Título
Propósito para el nuevo año: maridar mejor la vida con vino
Descripción
Cinco claves para que podamos cumplir, al menos, uno de los propósitos que nos hayamos marcado para 2018, y así convertirnos en el perfecto sumiller o, al menos, parecerlo.
Autor