Un sistema de inclusión de productos en los supermercados mediante votación de los consumidores, un dispositivo portable para purificar el agua, y una plataforma de e-commerce bajo demanda para productores locales, son los proyectos de innovación surgidos durante la primera edición de la ruta Imagine Food Tech BCC.

Desde que partieron de Barcelona el pasado 3 de mayo, los dreamers de la ruta Imagine Food Tech BCC, dedicaron todo su tiempo a definir y prototipar tres proyectos de productos, servicios o tecnologías, que respondan a retos concretos del mundo de la alimentación. El resultado estos diez días de trabajo en equipo, en colaboración con los mentores especializados, se presentó ayer viernes en el Demo Day que tuvo lugar en la sede del Basque Culinary Center en San Sebastián.

Proyectos Imagine Food Tech BCC

La aplicación de tecnologías ágiles como el método Lombard —desarrollado por Imagine—, ha contribuido a la reformulación de los retos para facilitar la innovación y la búsqueda de soluciones alternativas con nuevos puntos de vista. De esta manera, los desafíos marcados, han evolucionado hasta encontrar la fórmula adecuada para afrontarlos. Este es el resultado:

Food Adore. Una plataforma de selección de productos nuevos, procedentes de startups de alimentación, mediante el voto de los propios consumidores y que se materializa a través de un ‘Innovation Corner’ en el que los productos más votados se venden en el retail/supermercado —online u offline— durante un periodo limitado de tiempo.

“Con esta solución hemos querido poner en el centro al propio consumidor, pero también supone ventajas para las startups de alimentación, a las que se facilita la presencia en un canal al que generalmente no pueden acceder y, además, con un proceso previo de validación de sus productos, y para los retailers, que pueden introducir productos innovadores que ya cuenta con el interés de los consumidores, reducen el riesgo relacionado con el stock y obtienen información valiosa de tendencias y comportamientos del consumidor”, explica Sergi Arjona.

La Finestra. Sistema de e-commerce para productores locales que les conecta con clientes de la zona y les permite producir bajo demanda y distribuir sus productos mediante un sistema de suscripción. El sistema está inspirado en los chefs que encargan a sus productores de confianza los alimentos que van a utilizar cada temporada, de forma que pueden planificar la producción y asegurarse su venta. Está basado en un algoritmo denominado FAIRNECT, que recoge los pedidos, los atomiza por productos y los distribuye de forma justa y equitativa entre los agricultores más cercanos.

“Nuestro objetivo es dar solución a la pérdida de pequeños productores que abandonan la labor por la dificultad que encuentran para comercializar. Por ejemplo, en Cataluña, han desaparecido el 40% de productores de tomate en los últimos diez años cuando, por otra parte, hay una auténtica demanda de productos frescos, de calidad y de cercanía que los consumidores no encuentran en sus comercios habituales. Queremos que La Finestra sea la ventana que conecte al consumidor con su huerta, y con su hortelano”, explica Heloise Vilaseca, también directora de Innovación de El Celler de can Roca.

ULoop. Dispositivo portable y conectado que se acopla a las botellas de agua para analizarla, purificarla, e incluso aportarle sabores y armonizarla mediante cromoterapia. ULoop pretende reunir las ventajas del agua del grifo con el agua embotellada: ofrecer a los usuarios un agua limpia, segura, de sabor agradable, sin tener que cargar con las pesadas botellas ni producir el impacto negativo que generan los envases. Se presenta como un dispositivo del tamaño de una memoria USB, dotado de luz ultravioleta para la purificación del agua y de sensores que monitorizan los hábitos de consumo de agua del usuario. Los sabores pueden agregarse de forma personalizada mediante cápsulas.

“España es el sexto consumidor del mundo de agua embotellada. Y, si pensamos que para producir cada litro de agua se gastan otros siete, vemos que la fórmula no es muy sostenible. Por eso creemos que ULoop es una solución innovadora para disfrutar del agua de forma segura y respetuosa con el planeta”, explica Marcio Barredas.

La ruta de la innovación

Imagine Food Tech BCC partió de Barcelona el pasado 3 de mayo, y durante diez días ha recorrido algunos de los enclaves de innovación relacionados con la gastronomía y la alimentación más representativos de la geografía española. La Masía de Can Roca, la Fundación Alicia, la Ciudad Agroalimentaria de Tudela o Azurmendi, el restaurante de Eneko Atxa, considerado el más sostenible del mundo son algunos de ellos.

“La clave de Imagine Food Tech BCC es reunir en equipos a personas de perfiles muy diversos pero complementarios que, a través de una metodología de innovación reconocida, y del acompañamiento de los mentores especializados, son capaces de analizar y reformular retos, y definir y prototipar soluciones diferentes en un periodo de tiempo limitado, pero muy concentrado”, explica Victor Fortunado, director de Imagine Foodtech. En este caso, entre los dreamers se encuentran ingenieros industriales y químicos, diseñadores digitales, expertos en user experience, chefs y profesionales del mundo de la gastronomía, agricultores, emprendedores o ejecutivos de ventas del mundo corporativo.

Por su parte, Joxe Mari Aizega, director general del Basque Culinary Center explica: “Apostamos por Imagine Food Tech BCC porque creemos que en el futuro de la gastronomía y la alimentación las herramientas digitales y tecnológicas tendrán mucho que decir. Es una de nuestras prioridades y queremos estar en primera línea en su desarrollo”.

Resumen
Título
Proyectos innovadores resultado de la ruta Imagine Food Tech BCC
Descripción
Tres interesantes proyectos de innovación alimentaria surgidos durante la primera edición de la ruta Imagine Food Tech BCC.
Autor