La historia del siglo XX es testigo de los acontecimientos que han marcado el sector de las conservas, los éxitos y también las crisis de una industria que nació con clara vocación exportadora cuando en 1904 un grupo de fabricantes de la conserva de pescados y mariscos constituyeron la Unión de Fabricantes de Conserva de Vigo, primera organización patronal de Galicia.

Una historia de las conservas que recoge, con un buen número de interesantísimas piezas históricas, el Museo ANFACO de la Industria Conservera en Vigo (Pontevedra), uno de los proyectos con los que la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (ANFACO-CECOPESCA) conmemoró en el año 2004 su centenario.

La colección, abierta al público en general, muestra un recorrido centenario sobre los hitos históricos que han caracterizado el nacimiento del sector empresarial conservero, desde sus comienzos en la Ría de Vigo hasta convertirse hoy en día en un referente nacional.

El primer recorrido por este museo es un viaje en el tiempo cuyo eje central son los elementos de oficina y la publicidad de las conservas de pescados y mariscos, los documentos, estadísticas, libros de contabilidad, etiquetas, estuches y envases de diferentes empresas conserveras: los orígenes de una industria pionera a través de la oficina original de la antigua fábrica de la empresa J.R. Curbera localizada en el barrio del Arenal, en Vigo, los documentos de La Unión, la más antigua asociación empresarial de Galicia y la publicidad de época en las conservas de pescados y mariscos.

La era de la sardina

La segunda sección propone un recorrido por la llamada ‘Era de la sardina’. En la primera mitad del siglo XX la ciudad de Vigo eclosionó como puerto exportador de conservas de pescados y mariscos gracias a la abundancia de la sardina, que se convirtió en la base de toda la industria conservera hasta los años 70 del pasado siglo. Tomando la sardina como protagonista y a través de los elementos fabriles propios de la elaboración de las conservas de pescados, la visita muestra cómo era entonces el trabajo en las fábricas conserveras a comienzos del sigloXX, sus habitantes, su tecnología y cómo se hacía una conserva de pescados y mariscos.

Llega la tecnología

En 1949 la asociación daba un importante paso y creaba el Departamento Técnico y de Investigación junto con la planta piloto de elaboración de conserva, un hito en la historia del sector y germen de lo que hoy es el actual Centro Técnico Nacional de Conservación de Productos de la Pesca. Este módulo propone un recorrido por la ciencia a través de los elementos que configuraron el primer laboratorio del Departamento Técnico, que supuso el paso más importante dado por este sector hacia la seguridad y calidad alimenticia. Entre los diferentes materiales de laboratorio se muestran algunos tan curiosos como la llamada ‘máquina de olores’.

Y finalmente el museo ANFACO guarda entre sus fondos documentales valiosos ejemplares de la revista Industria Conservera, editada desde 1934. La revista ha sido y es el instrumento de divulgación para el sector desde 1934 encargándose de transmitir las inquietudes, anhelos y los logros de los conserveros en el ámbito económico, técnico, científico y gestor político-conservero. Durante varias décadas estuvo coordinada por dos grandes de la intelectualidad gallega, Francisco Fernández del Riego y Valentín Paz Andrade, otorgándole el prestigio que mantiene hoy en día.

Resumen
Título
La historia de las conservas, conservada en un museo
Descripción
La historia de las conservas está recogida, con un buen número de interesantísimas piezas históricas, en el Museo ANFACO de la Industria Conservera en Vigo (Pontevedra).
Autor