De la leche de coco a la quinoa, hasta la cúrcuma o el kale, pasando por los chiles o las variedades gourmet de sal marina, son algunas de las tendencias en sabores que, procedentes de destinos muy diversos, han ido llegando a España a lo largo de las dos últimas décadas y, lo más importante, parecen haberse instalado definitivamente.

Como cada año, desde el 2000, McCormick y Ducros han presentado su ya tradicional informe Tendencias en Sabores, que en esta ocasión cumple su decimoctava edición. Y, para celebrarlo, el equipo responsable de su elaboración —formado por chefs, profesionales de la cocina y expertos en tendencias y en sabores de McCormick— han querido recopilar las quince tendencias más relevantes que previeron en estas últimas décadas y que, efectivamente, se han convertido en sabores ya habituales en hogares de todo el mundo.

Este grupo interdisciplinar trabaja con una visión global, para detectar las principales tendencias a nivel mundial y determinar cuáles tienen más posibilidades de consolidarse como sabores de futuro. Por ejemplo, en las dos últimas décadas han predicho la irrupción del picante, la internacionalización de los derivados del coco —aguas, leches, aceites, etc.— o la recuperación del consumo de cereales antiguos, como la quinoa.

Quince sabores que crearon tendencia

Algunas de estas tendencias pudieron parecer aventuradas en su momento, pero el tiempo ha acabado confirmando la previsión de los expertos y la mayoría de ellas se han consolidado en cocinas de todo el mundo. Estas son las quince tendencias anticipadas por los expertos de McCormick en las últimas dos décadas que llegaron para quedarse, ordenadas cronológicamente según el año de aparición en el informe:

Chipotle (2000): nuevas variedades de pimientos procedentes de México comienzan a aparecer en menús y mercados incrementando el uso del picante en los platos.

Sal marina (2003): como una solución rápida de sabor, este ingrediente de origen natural añade textura e interés visual a los platos, en la misma mesa o en su preparación a la parrilla.

La temporada verde (2003): los ingredientes orgánicos y naturales dejan de ser minoritarios y aparecen en los lineales especializados de numerosos comercios. Además, los chefs profesionales se abastecen de productores y granjas locales, marcando una tendencia que poco después llegaría a las cocinas domésticas.

Pimentón ahumado (2006): muy popular en España, el pimentón ahumado adquiere categoría de tendencia mundial gracias al éxito de las tapas. El ahumado del pimentón sobre planchas de madera aporta un sabor único; similar al chipotle, pero sin picante.

Arce (2007): reconocido como el nuevo edulcorante de referencia para una mayor riqueza y versatilidad en platos principales, acompañamientos y postres.

Sabores inspirados en licores: cerveza, whisky, bourbon o brandy (2008): las bebidas alcohólicas pasan del vaso a infundir sabor a entrantes y platos principales.

Sabores de maderas naturales: mezquite, manzano o nogal (2008): desde frutas dulces a frutos secos picantes, el sabor a maderas naturales eleva los ahumados a un nuevo nivel.

Coco (2008): nuevo rey de la versatilidad en cocina por su dulzor y suavidad, el coco aparece bajo múltiples formas. Como agua de coco para saciar la sed; como leche de coco, cremosa y sin lácteos, para batidos, bebidas y repostería; o como aceite de coco, nueva referencia en repostería.

Cereales antiguos: quinoa (2009): los cereales antiguos adquieren notoriedad como fuente de proteínas saludables, a menudo sin gluten y con un sabor más sustancial que los cereales más básicos. Con su característico sabor a frutos secos, destaca la quinoa, disponible en variedades blanca, roja y negra, además de molida en harinas especiales.

Cúrcuma (2010): esta especia dorada, habitual en platos con curry y mostaza, se convierte rápidamente en la estrella de numerosas bebidas y recetas gracias a sus beneficios para la salud, incluyendo las propiedades antiinflamatorias de la curcumina.

Verduras de hoja verde: kale (2010): las hortalizas de suculentas hojas verdes –desde el novedoso kale a las acelgas, achicoria, escarola, diente de león o mostaza– ofrecen una nueva gama de sabores saludables como alternativas a la lechuga. El kale comenzó siendo un favorito de los productores orgánicos y rápidamente fue utilizado en chips, aperitivos, batidos y muchos otros platos.

Especias de pastel de calabaza (2010): esta agradable y aromática mezcla de canela, nuez moscada, jengibre y pimienta de Jamaica ofrece múltiples posibilidades para sopas, salsas o condimento para carnes. Incluso puede emplearse para preparar torrijas, tartas de queso y cócteles.

Barbacoa coreana (2012): su singular combinación de dulce, agrio, salado y amargo revoluciona las parrillas en el mundo entero.

Obsesión por los chiles (2014): los chiles dejan de ser un ingrediente secundario para convertirse en una verdadera obsesión, impulsados por la creciente pasión por el picante. Se disfrutan a la parrilla, ahumados, encurtidos, fermentados o confitados, buscando siempre potenciar su sabor.

Yemas de huevo: shakshuka (2017): estas joyas doradas añaden proteína e indulgencia de una forma sorprendente a una amplia gama de recetas para el almuerzo o la cena. El shakshuka se compone de yemas de huevo hervidas en una salsa de tomate con especias de Oriente Medio.

Resumen
Quince sabores que crearon tendencia en las últimas dos décadas
Título
Quince sabores que crearon tendencia en las últimas dos décadas
Descripción
De la leche de coco a la quinoa, hasta la cúrcuma o el kale, pasando por los chiles o las variedades gourmet de sal marina, son algunos de los sabores que han creado tendencia en las últimas dos décadas.
Autor