La ministra Rosa Aguilar participó el pasado jueves en París en el debate de los Ministros de Agricultura del G-20 en torno a la adopción de un Plan de Acción sobre la volatilidad de los precios de los alimentos y la agricultura. Rosa Aguilar, que ha celebrado el hecho de que el G-20 haya abierto […]

La ministra Rosa Aguilar participó el pasado jueves en París en el debate de los Ministros de Agricultura del G-20 en torno a la adopción de un Plan de Acción sobre la volatilidad de los precios de los alimentos y la agricultura.

Rosa Aguilar, que ha celebrado el hecho de que el G-20 haya abierto un debate profundo y específico en materia de agricultura, ha destacado que la mejora de la transparencia de los mercados, el aumento de la seguridad alimentaria y la producción agraria son retos mundiales de primer orden.

A su juicio, el Plan de Acción del G-20 constituye un buen punto de partida con compromisos políticos y acciones concretas que permiten una mayor coordinación internacional a la hora de afrontar y prevenir futuras crisis alimentarias.

La ministra ha resaltado que el Plan contiene medidas para mejorar la información y transparencia de los mercados, con compromisos como el de establecer un Sistema de Información sobre los Mercados Agrarios (SIMA) que, como ha defendido Aguilar, contribuirán a controlar la volatilidad de los precios. En este punto, ha subrayado la necesidad de que se amplíen los productos abarcados, los países participantes y la participación activa y real del sector privado.

Mejorar la política internacional para lograr la seguridad alimentaria mundial

Rosa Aguilar ha reconocido también el interés de que el Plan de Acción recoja la necesidad de mejorar la política internacional para lograr la seguridad alimentaria mundial. Así, ha aplaudido la constitución del Foro de Respuesta Rápida en el marco del SIMA, que permite la coordinación de políticas de mercado en caso de que se prevea una crisis alimentaria.

En materia comercial, la ministra ha reiterado el apoyo de España a las negociaciones de la Ronda de Doha y ha incidido en la importancia de eliminar las restricciones a las exportaciones de alimentos o las tasas extraordinarias para las compras humanitarias y el compromiso de no imponerlas en el futuro.