Dos de las Denominaciones de Origen de vino más importantes de Castilla y León, Rueda y Ribera del Duero, han cerrado un ejercicio tan complicado como el pasado —crisis sanitaria, cierre de la hostelería, restricciones a la movilidad…— con una reducción del número de botellas certificadas.

En el caso de la DO Rueda, la certificación ha decrecido un 10,47 % respecto a 2019. De las 83.100.205 contraetiquetas entregadas por el Consejo Regulador, el 99,87 % corresponde a vino blanco —82.795.125 contraetiquetas—, 104.724 corresponden a vino Espumoso y 3.245 a Vinos de Licor.

Sin embargo, según la presidenta de la Denominación de Origen, Carmen San Martín, “gracias a su fortaleza de marca Rueda ha conseguido mitigar dicha caída, pues los consumidores han seguido confiando en la misma y han hecho que los canales de alimentación y online se conviertan en las alternativas para seguir comprando vino de la D.O. Rueda y poder disfrutarlo. Es un descenso importante, pero mucho menor del que se podía prever en estos momentos tan complicados para el sector”.

Una Denominación que, precisamente el pasado año 2020 cumplía 40 años, una fecha especial que no se ha podido celebrar como estaba previsto debido a la situación sanitaria. “Pese a todo, nos mantenemos optimistas e ilusionados, y estamos muy satisfechos de ver cómo los consumidores continúan apostando por nuestros vinos. Según los datos de 2019, Rueda crece por encima del consumo medio de vino blanco, y tiene un 39 % de cuota de mercado en vinos blancos de calidad”, añade Carmen San Martín.

El año para DO Ribera del Duero

Por su parte, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero entregó durante 2020 un total de 78.396.944 contraetiquetas a las bodegas para la comercialización de sus vinos dentro y fuera de España, lo que ha supuesto una reducción del 11,9 % respecto al 2019, año en que se entregaron alrededor de 89 millones.

La estructura de la DO Ribera del Duero donde, por un lado, la mayor parte de sus bodegas son de pequeño tamaño y están centradas en producir vinos diferenciados de alta calidad pero, por otro lado, apenas disponen de estructura comercial y no tienen presencia en el canal de alimentación, ayuda a explicar la dependencia que tienen del canal de hotelería, cerrado o con importantes restricciones buena parte del pasado año, como lo demuestra el hecho de que fue durante los primeros meses de confinamiento, especialmente en abril y mayo, cuando la proporción de contraetiquetas se vio más fuertemente mermada. Sin embargo, a partir de julio, se empezó a mejorar la entrega mes a mes de manera considerable, especialmente en julio con una recuperación positiva del 15,8 %. Esta buena evolución hizo que en el segundo semestre la entrega de contraetiquetas haya experimentado un incremento medio del 0,6 %.

Por tipos de vino, las categorías de esta DO que mejor se han comportado en 2020 han sido las de mayor valor añadido: Crianza, Reserva y Gran Reserva han representado el 30 % del total de contraetiquetas proporcionadas en 2020, un 2 % más que en 2019. En este sentido, la entrega de contras de Gran Reserva y Reserva, vinos caracterizados por su calidad y longevidad, han aumentado un 11,3 % y 4,2 % respectivamente.

Resumen
Rueda y Ribera del Duero cierran el ejercicio con reducción de botellas certificadas
Título
Rueda y Ribera del Duero cierran el ejercicio con reducción de botellas certificadas
Descripción
Dos de las Denominaciones de Origen de vino más importantes de Castilla y León, Rueda y Ribera del Duero, han cerrado un ejercicio tan complicado como el pasado —crisis sanitaria, cierre de la hostelería, restricciones...— con una reducción del número de botellas certificadas.
Autor