En la cocina aragonesa se plasman la variedad de alimentos, una gran tradición gastronómica y la influencia de culturas milenarias: el ternasco de Aragón, el jamón de Teruel, el melocotón de Calanda, el aceite del Bajo Aragón… productos que hoy en día han dado lugar a una interesante mezcla entre una ambiciosa cocina renovada y de los guisos populares cargados de historia y tradición.

Alimentos de Aragón, figuras de calidad diferenciada como “C’alial”, la marca de calidad del Gobierno de Aragón, Denominaciones de Origen Protegidas, Indicaciones Geográficas Protegidas, Artesanía Alimentaria, Produción Ecológica o Producción Integrada. Tras cada una de estas figuras hay una ingente labor que asegura la calidad, la autenticidad y carácter de cada producto.

Y por supuesto, los vinos de la Región, fruto de una cultura enológica milenaria. Una de las vertientes turísticas que mayor interés despierta es el turismo enológico. Aragón cuenta con cuatro denominaciones de origen vitivinícolas: Somontano, Cariñena, Campo de Borja y Calatayud. Vinos, todos ellos, perfectos para acompañar platos como este Solomillitos de ternasco con melocotón y vino, una receta ofrecida por el portal Gastronomía Aragonesa, del Gobierno de Aragón.

Solomillillos de ternasco con melocotón y vino

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 4 solomillitos de ternasco
  • 1 cebolla
  • 2dl de vino tinto
  • 1 melocotón de Calanda
  • 2dl de caldo de carne
  • 1/2 dl de aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta
  • Brandy

ELABORACIÓN

  • Sazone con sal los solomillitos.
  • Fríalos en una sartén con aceite de oliva muy caliente, teniendo que quedar crujientes por fuera y crudos por dentro.
  • Flambéelos con el brandy y resérvelos en un plato aparte.
  • Retire la grasa de la sartén donde ha freído los solomillitos y añada el vino tinto y el melocotón en tiras.
  • Déjelo reducir añadiendo un poco de caldo de carne y mantenga en el fuego hasta que tome cuerpo.
  • Servir junto con los solomillitos.

De tapas por Aragón

Aragón también es un destino ideal para ir de tapas. Pequeñas delicias que permiten degustar diferentes sabores y texturas en tan sólo un bocado. Los concursos que se celebran anualmente, tanto en las tres capitales de provincia como en otras localidades de Aragón, demuestran que las ciudades están innovando en el arte de comer de pie, con unos establecimientos que demuestran su liderazgo en la investigación y en el desarrollo de la nueva micrococina.

En Zaragoza, la zona de tapeo más conocida es El Tubo. Se encuentra en el casco antiguo, al igual que las plazas de Santa Marta, Santa Cruz y San Miguel. En todas estas ubicaciones se combinan establecimientos tradicionales con novedosas propuestas llenas de imaginación y buen gusto.

En Huesca, la oferta de tapas se ha renovado y revitalizado, concentrándose actualmente en el centro de la ciudad, especialmente en la zona comprendida entre los Porches de Galicia y la Iglesia de San Lorenzo.

Y en Teruel existe una oferta popular y común a casi todos los locales, basada principalmente en el jamón y demás derivados del cerdo, las frituras y las salmueras. Es una oferta más cercana a las raciones que a los pinchos o tapas. Para probarlos hay que recorrer las calles Yagüe de Salas, San Juan, la plaza del Torico y calles adyacentes, el Paseo del Óvalo, la Ronda de Ambeles y el Tozal.

Resumen
Nombre receta
Solomillitos de ternasco con melocotón y vino
Publicado el...
Calificación
no rating Based on 0 Review(s)
Solomillitos de ternasco con melocotón y vino
80%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%