Estados Unidos celebró anoche la Super Bowl, la gran final del fútbol americano y la segunda ‘fiesta de la comida’, por volumen de venta de alimentos, después del tradicional Día de Acción de Gracias. Millones de personas en todo el país se reunieron con sus familiares y amigos alrededor de los televisores para ver el […]

Estados Unidos celebró anoche la Super Bowl, la gran final del fútbol americano y la segunda ‘fiesta de la comida’, por volumen de venta de alimentos, después del tradicional Día de Acción de Gracias. Millones de personas en todo el país se reunieron con sus familiares y amigos alrededor de los televisores para ver el enfrentamiento entre los San Francisco y los Baltimore Ravens, unas citas que generaron ingentes cantidades de pedidos de comida y bebidas, de hecho el pico más alto de ventas en un día para la mayoría de las cadenas de restauración y alimentación.

Las salsas y los snacks fueron los productos más vendidos a lo largo de toda la jornada del domingo, seguidos muy de cerca por la pizza en todas sus variedades y las alitas de pollo. Según informa la revista Forbes, la conocida cadena Pizza Hut esperaba vender 2 millones de pizzas en ese día, lo que equivale aproximadamente a 16 millones de porciones individuales, 7 millones de metros de pizza o a cruzar el famoso puente Golden Gate de San Francisco más de 1.200 veces. 

Por su parte Domino’s Pizza también esperaba un alto volumen de ventas para este día, un total de 11 millones de porciones, lo que para esta cadena supone un aumento del 80% en el volumen de ventas respecto a un domingo cualquiera. Además, esperaban que las ventas online se incrementaran también en un 30%.

Las alitas, campeonas

A pesar de lo impresionante de estas cifras, las alitas de pollo lograron superar a la pizza en las preferencias ‘culinarias’ de los estadounidenses en la Super Bowl. La Asociación Nacional de restaurantes preveía que un total de 48 millones de personas encargaran su comida para llevar a casa durante el partido. De ellas, la opción de las alitas de pollo era la elegida por más del 63%, por encima de los que optaban por la pizza.

En 2012, el National Chicken Council (Consejo Nacional del pollo) estimó que durante fin de semana del Super Bowl se consumirían más de 1.000 millones de alitas. Por poner tan sólo un ejemplo, la cadena Wing Stop esperaba servir alrededor de 6 millones de unidades en sus más de 500 establecimientos por todo el país, un 15% más que el pasado año en la misma fecha.

Artículos relacionados

Budweiser y Pepsi, unidas contra Coca-Cola en la Super Bowl

{jathumbnail off}