Durante el cato de entrega de los Premios del III Concurso de Fotografía PradoRey, que tuvo lugar el pasado sábado, el investigador y experto en salud, Roger Corder ofreció en el Patio Herreriano de Valladolid una conferencia sobre Vino y Salud, precisamente la temática sobre la que versaba la actual edición de los premios.   […]

Durante el cato de entrega de los Premios del III Concurso de Fotografía PradoRey, que tuvo lugar el pasado sábado, el investigador y experto en salud, Roger Corder ofreció en el Patio Herreriano de Valladolid una conferencia sobre Vino y Salud, precisamente la temática sobre la que versaba la actual edición de los premios.

 

 

Roger Corder, Profesor de Medicina de la Universidad de Londres, presentó los resultados de sus 15 años de investigaciones sobre el Vino y la Salud. Sus principales conclusiones pueden resumirse en:

La importancia medicinal que desde siempre ha tenido el consumo del vino

vino-salud2Ya Paracelso decía: “El vino es comida, medicina y veneno. Es sólo una cuestión de dosis”. De hecho, en Estados Unidos, donde el consumo de licores de alta graduación alcohólica está más extendido que en Europa, y donde se consume más vino, las muertes provocadas por el alcohol son más elevadas.

Sus estudios parten de otros anteriores, como el realizado en 1819 por el Doctor Samuel Black, donde se da cuenta de que la angina de pecho era más común en Irlanda que en Francia y lo atribuye a factores medioambientales. En 1979, otro estudio consigue demostrar que en las regiones donde el consumo el vino es mayor (Italia, Francia, España), menores son las muertes causadas por problemas de corazón.

¿Cómo puede el vino reducir los riesgos de enfermedades coronarias?

Concretamente, el profesor Roger Corder, va un paso más adelante y se pregunta: ¿Cómo puede el vino tinto reducir los riesgos de padecer enfermedades coronarias? ¿Cuáles son los elementos que influyen para que eso sea así? ¿Son todos los vinos iguales?

Partiendo de las cantidades de polifenoles que se encuentran en las uvas, procianidinas, antocianos, quercetinas y resveratrol, experimenta con todos ellos para entender cómo cambian la función de los vasos sanguíneos y descubre que es la procianidina el componente protector del vino y que cuanto mayor cantidad de éstas haya, mayor es el efecto beneficioso. En este contexto, discutido, analizado y contrastado con otros estudios y análisis, parece caerse el mito de que es el resveratrol el responsable de los beneficios del vino.

vino-salud3Analizando diversas regiones

Durante varios años, Corder ha analizado vinos de diferentes regiones a los que ha puntuado con corazones en una escala de 1 a 5 en función de su capacidad para prevenir enfermedades cardiovasculares. Más del 50% de los vinos analizados no alcanzan los niveles óptimos de procianidinas para que puedan ser considerados beneficiosos para la salud. Sin embargo, otros, precisamente como los de PradoRey, se incluyen dentro de las puntuaciones más altas de los analizados por Roger Corder en los distintos países productores, considerándose así, de entre los más saludables del mundo.

¿Qué factores influyen en el nivel de procianidinas de un vino? La variedad de uva, su madurez, terroir, climatología y altura y por supuesto, el saber hacer del enólogo. Estos y otros elementos son los que se cumplen en general en toda la Ribera del Duero.

Ya se intuía que las propias características vitivinícolas de la Ribera del Duero eran únicas para elaborar vinos de alta calidad y es a través del estudio del profesor Roger Corder donde se afianza y afirma esta realidad. Si además se suman las propiedades beneficiosas, se convierten en vinos no sólo para disfrutar por su calidad si no en agentes preventivos de algunas enfermedades.

{jathumbnail off}