La Diputación de León ha creado la marca Fogones del Reino, un sello que amparará a los mejores y más tradicionales restaurantes de la provincia, a todos aquellos establecimientos que hayan conseguido aunar en sus recetas la tradición regional con las últimas tendencias de cocina. La marca, a la que de momento se han acogido […]

La Diputación de León ha creado la marca Fogones del Reino, un sello que amparará a los mejores y más tradicionales restaurantes de la provincia, a todos aquellos establecimientos que hayan conseguido aunar en sus recetas la tradición regional con las últimas tendencias de cocina.

La marca, a la que de momento se han acogido ya 38 restaurantes, está destinada a los restaurantes de toda la provincia y pretende ser un aliciente turístico basado en la gastronomía propia y singular de León, además de promocionar a los profesionales que dirigen estos establecimientos.

Entre los objetivos de esta iniciativa, se pretende que el sello Fogones del Reino sea un referente de excelencia, un compromiso de calidad por parte del establecimiento hacia sus clientes, así como un indicador de procedencia, ya que los restaurantes deben informar de quien ha elaborado determinado producto y de dónde procede.

Exigencia de calidad

Para adherirse a la marca se exigen algunos requisitos como que el restaurante lleve en funcionamiento al menos un año, esté localizado en la provincia de León, abra al público anualmente un periodo no inferior a diez meses y ofrezca una claramente basada en la cocina tradicional leonesa.

La Diputación valorará también otros detalles de calidad relativos a las instalaciones y el equipamiento, hospitalidad y atención continuada, así como los esfuerzos realizados por el local para minimizar la huella ecológica provocada por la actividad comercial propia de la restauración.

En el acto de presentación de la nueva marca, celebrado la pasada semana, la presidenta de la Diputación, Isabel Carrasco,declaró que «una auditoría externa será la encargada de determinar si se concede o no la marca, luego, de forma periódica, se harán controles para que se sigan cumpliendo los requisitos y nadie pueda perjudicarla», enfatizando que «la existencia de un turismo gastronómico es importante y es preciso aunarlo con los valores culturales, patrimoniales y naturales de la provincia, para fortalecer la oferta»