El proyecto ENOCONSENS trabaja para integrar nuevas estrategias que afronten los retos de presente y de futuro del sector, entre ellos el de establecer el circuito interlaboratorio para establecer un criterio general común y compartido dentro del análisis sensorial enológico.

Impulsado por i4Vi —alianza que agrupa al Centro Tecnológico del Vino (VITEC), el Instituto Catalán de la Viña y el Vino, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias y la Universidad Rovira i Virgili— el proyecto propone un circuito interlaboratorio, un sistema de ejecución y evaluación de tres pruebas realizadas a partir de una misma muestra por un conjunto de paneles de cata de acuerdo con unas condiciones preestablecidas, para poder comparar los resultados obtenidos.

En concreto, cada uno de los tres ejercicios se repetirá cuatro veces durante el año, es decir, una vez por trimestre. En cada trimestre se hará un primer ejercicio con seis muestras a analizar para evaluar la aptitud técnica de los catadores participantes en cuanto a detección e identificación de los principales defectos del vino; un segundo ejercicio con seis muestras a analizar para evaluar la capacidad para identificar algunos de los aromas más característicos de los vinos; y un tercer ejercicio con doce muestras a analizar para evaluar el umbral de detección y aceptación de los defectos del vino.

Este sistema de ejercicios intercomparativos de análisis es anónimo y está enfocado a laboratorios de análisis sensorial y catadores, tanto en grupo como a título individual. Los participantes podrán apuntarse en una, en dos o en las tres pruebas que se realizarán cada trimestre de 2024. Así pues, recibirán los packs de muestras a analizar con las instrucciones del ejercicio de manera periódica. Para facilitar la máxima implementación de esta necesaria herramienta, los tres primeros meses se ofrecen sin coste para los laboratorios de análisis sensorial y catadores que quieran participar en esta iniciativa.

Análisis sensorial del vino

El papel que juega el análisis sensorial en la elaboración del vino no tiene equivalente en ningún otro sector, porque no solo sirve como un instrumento para el control de calidad sino que es una herramienta de control analítico con una incidencia directa en la toma de decisiones, y que requiere de profesionales específicamente formados en esta disciplina.

Aun así, hasta el momento no existe en el sector un criterio general común y compartido con descriptores, escalas y umbrales, sin los sesgos y las diferencias dadas por las capacidades de percepción de cada catador, por lo que se espera que este sistema de intercomparación contribuya decisivamente a asegurar la validez de los resultados obtenidos por los catadores mediante la calibración de las propias valoraciones con las del resto de participantes del circuito interlaboratorio, ayudando a asegurar el necesario entrenamiento y validación de los catadores.

Resumen
Hacia un criterio general común en el análisis sensorial del vino
Título
Hacia un criterio general común en el análisis sensorial del vino
Descripción
El proyecto ENOCONSENS trabaja para integrar nuevas estrategias que afronten los retos de presente y de futuro del sector, entre ellos el de establecer el circuito interlaboratorio para establecer un criterio general común y compartido dentro del análisis sensorial enológico.
Autor