Según un estudio reciente, que analiza las respuestas de 23.000 individuos de 27 países, tres de cada cuatro españoles quieren reducir su impacto en el medio ambiente de forma considerable, y un gran número de consumidores de carne confiesa estar dispuesto a elegir alternativas procedentes de fuentes vegetales si su sabor es igual de bueno, y se mantiene el mismo precio y valor nutricional.

El estudio, impulsado por diversas compañías y organizaciones —CVS Salud, GlobeScan, IKEA, PepsiCo, Visa, y WWF Internacional— recoge también que las empresas desempeñan un papel importante a la hora de convertir en acciones las reflexiones de sus consumidores, al proponer opciones sostenibles y más asequibles. En el mismo sentido, en los últimos años, también diversos estudios científicos han evidenciado que reducir el consumo de carne roja y aumentar la ingesta de frutas y verduras es tan beneficioso para la salud de las personas como para el planeta. El sistema alimentario actual contribuye a la producción de entre el 25 y el 30 % de las emisiones de gases de efecto invernadero, y una parte significativa procede de la producción ganadera.

Menús de fuentes vegetales

Y en esta línea, los responsables de IKEA, en cuyos establecimientos comieron en 2019 más de 680 millones de clientes en total, y 30 millones solo en España, han anunciado que, siendo uno de los principales proveedores de alimentos, como compañía considera que tiene la responsabilidad —y oportunidad— de generar un cambio positivo e inspirar una forma de vida más saludable y sostenible, y han avanzado que a partir de 2025 la mitad de los platos de los restaurantes procederán de fuentes vegetales.

Por poner un ejemplo, sus tradicionales albóndigas continuarán estando en el menú, pero, sin embargo, en los últimos años la cadena sueca ha estado trabajando en alternativas procedentes de fuentes más saludables y sostenibles para hacer frente a la receta original elaborada con carne roja: el perrito caliente vegetariano, las albóndigas de pollo, las de salmón y las vegetarianas. Estas últimas son la opción más sostenible ya que registran solo el 4 % de la huella climática de sus homólogas tradicionales —el dato se refiere únicamente a la huella climática de los ingredientes, excluyendo el procesado, transporte y almacenamiento— sin renunciar a su sabor ni a su textura.

“El sistema debería estar basado en alimentos deliciosos y nutritivos producidos de forma responsable. IKEA está trabajando a lo largo de toda la cadena de valor para contribuir a crear sistemas alimentarios sostenibles, desde un aprovisionamiento responsable de las materias primas hasta la reducción de los desperdicios de alimentos y la introducción de envases más sostenibles, para lograr que las opciones saludables y sostenibles estén disponibles para la mayoría de las personas”, comenta Peter van der Poel, director general de IKEA of Sweden y director de Ofertas y Suministros de la compañía.

Resumen
Hacia unos menús que provengan en mayor medida de fuentes vegetales
Título
Hacia unos menús que provengan en mayor medida de fuentes vegetales
Descripción
Según un reciente estudio internacional, 3 de cada 4 españoles quieren reducir su impacto en el medio ambiente de forma considerable, y un gran número de consumidores de carne confiesa estar dispuesto a elegir alternativas procedentes de fuentes vegetales.
Autor