Desde el pasado verano, los responsables del Sindicato de Actores (SAG) tienen decidido sobre quien recaerá la responsabilidad de servir la cena que tendrá lugar en la próxima ceremonia de entrega de los Oscar. En este sentido, diversos medios estadounidenses han avanzado que en esta ocasión se trata de la conocida chef de la ciudad […]

Desde el pasado verano, los responsables del Sindicato de Actores (SAG) tienen decidido sobre quien recaerá la responsabilidad de servir la cena que tendrá lugar en la próxima ceremonia de entrega de los Oscar. En este sentido, diversos medios estadounidenses han avanzado que en esta ocasión se trata de la conocida chef de la ciudad de Los Angeles, Suzanne Goins.

Formada en algunos de los mejores y más exquisitos restaurantes del mundo como L’Arpège o Chez Panisse, Suzanne Goin es chef y propietaria de varios restaurantes en el área de Los Angeles, entre ellos el conocido Lucques. Fue nominada en los prestigiosos premios de la Fundación James Beard en 2003 y 2005 y en 2006 Goin ganó el premio James Beard a la Mejor Chef de California. Sus restaurantes han sido elogiados por publicaciones como Gourmet Magazine, Bon Appétit y Los Angeles Times, concediéndole esta última una puntuación de tres estrellas para Lucques.

Unos platos adecuados

Entre los platos sugeridos para esta cena, que será servida a más de 1.200 celebridades -y que según las exigencias de la organización debe de ser un menú apto para ser tomado a temperatura ambiental, fácil de comer, atractivo para los gustos de Hollywood y no contener picantes ni grandes cantidades de cebolla y ajo- figuran propuestas como un Salmón a la brasa con remolacha amarilla, Cordero con couscous y coliflor sazonado con especias y verduras de raíz asadas con quinoa, además de una ensalada de pollo y un guiso de pollo con ‘frijoles’ negros.

Un menú fotogénico

Según indican estos mismos medios estadounidenses, la productora de la ceremonia Kathy Connell y el director Jeff Margolis ya han realizado diversas catas y pruebas televisivas, para comprobar que tanto el menú como los complementos de vajilla, cubertería y decoración floral resultan ‘adecuadamente fotogénicos’ para su retransmisión a medio mundo.

{jathumbnail off}