La secretaria general de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, participa en la reunión de Viceministros de Agricultura del G-20, que acaba de iniciarse en México y desarrollará sus sesiones de trabajo durante hoy y mañana. En este marco se pasará revista al cumplimiento de los compromisos adquiridos en la Declaración de Cannes, específicamente respecto […]

La secretaria general de Agricultura y Alimentación, Isabel García Tejerina, participa en la reunión de Viceministros de Agricultura del G-20, que acaba de iniciarse en México y desarrollará sus sesiones de trabajo durante hoy y mañana.

En este marco se pasará revista al cumplimiento de los compromisos adquiridos en la Declaración de Cannes, específicamente respecto al desarrollo del Plan de Acción sobre volatilidad de precios y seguridad alimentaria. La Presidencia mexicana quiere también avanzar en nuevos compromisos orientados al incremento de la productividad agraria mundial, con especial atención en las pequeñas explotaciones, como vía para mejorar la seguridad alimentaria en el mundo.

 

 

En este sentido, durante la reunión se debatirán aspectos relacionados con la cooperación internacional en I+D+i y la transferencia tecnológica, la mejora de los niveles de inversión en el sector agrario o el empleo de instrumentos de gestión de riesgos para reducir el impacto de los riesgos sanitarios, climáticos y financieros.

Prioridades para España

García Tejerina defenderá que para España constituye una prioridad la mejora de la productividad de la agricultura en todos los países, mediante una apuesta clara por la investigación y la innovación, y avanzar en políticas e instrumentos de gestión de riesgos, climáticos, de mercado o financieros. Por este motivo, es un objetivo garantizar la estabilidad necesaria a los agricultores en el ejercicio de su actividad, especialmente en periodos de elevada volatilidad de precios, en situaciones de crisis de precios y sanitarias.

De ahí deriva, a juicio del Gobierno, la necesidad de que las políticas agrarias nacionales y supranacionales estén coordinadas y que dispongan de instrumentos que corrijan o atenúen los desequilibrios del mercado, a la vez que apuestan por un incremento sostenible de la producción agraria y que sean compatibles con el buen funcionamiento de los mercados.

En este sentido, España participa activamente en la creación de un sistema global de información de mercados AMIS (Agricultural Market Information System) que facilite la disponibilidad de información y la mejora de la transparencia de los mercados, y con ello, la capacidad de reacción ante situaciones de incremento de la volatilidad de los precios de las materias primas.

La reunión de hoy precede a la que se celebrará en el mes de mayo, en la que se acordará un Documento de Recomendaciones que finalmente se adoptarán, tras la revisión final de los Ministros, en la Cumbre del G20 prevista en junio de 2012, en Los Cabos.

Precedentes

El G-20 es un foro de cooperación y coordinación económica internacional creado en 1999, que reagrupa a la vez a los países industrializados (G-8) y a los principales países emergentes, y en el que España se ha constituido como un invitado permanente. En la actualidad México ostenta la Presidencia del G-20 después de dar el relevo a Francia, que la ejerció durante 2011.

Por primera vez, en junio de 2011, bajo Presidencia francesa, se prestó una atención especial a la agricultura, sin precedentes en este Foro, celebrándose una reunión de Ministros de Agricultura, que adoptaron un Plan de Acción sobre volatilidad de precios de los alimentos, posteriormente refrendado por los Jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de Cannes de noviembre de 2011.

A juicio del Ministerio, que un Foro internacional como el G20 aborde el problema de la volatilidad de los precios en los mercados mundiales de alimentos y materias primas agrarias. Asimismo, supone prestar una atención relevante al carácter estratégico que la agricultura, la alimentación y la seguridad alimentaria tienen para todos los países, desarrollados y en desarrollo, así como a la necesidad de solucionar, de forma coordinada, los problemas vinculados a la globalización y a las crisis de los mercados agrarios, que afectan a consumidores y productores de todo el mundo.

Los principales ámbitos de actuación identificados en el Plan de Acción, para afrontar el problema de la volatilidad de precios, abarcan diversos asuntos, desde la mejora de la productividad de la agricultura a largo plazo y de la información y transparencia de los mercados, hasta la coordinación de las políticas agrarias a nivel internacional. Sobre todas estas cuestiones se lanzaron iniciativas concretas el pasado año, destacando la creación de un sistema de información de mercados, la puesta en marcha de un foro de respuesta rápida a situaciones de funcionamiento anormal del mercado, la iniciativa mundial de geo-monitorización agrícola y la iniciativa internacional para la investigación del Trigo.

{jathumbnail off}