“Hay dos reglas básicas a la hora de elegir un vino para una comida. O bien buscamos la suma de sensaciones afines o armonías que un plato y un vino producen en nuestro paladar, o bien buscamos el contraste de esas sensaciones entre vino y plato. Lo primero es más fácil de entender por todos los paladares, pero lo segundo será más divertido para los paladares atrevidos y curiosos”.

Así lo explica Pepe Ferrer, embajador oficial de Vinos de Jerez, añadiendo que, en el caso de estos vinos, no debe asustarnos su diversidad de estilos sino que, por el contrario, es una garantía para tener un vino para cada momento, para cada plato o para cada gusto. Y, para ayudarnos a acertar con los menús especiales de estos días navideños, propone una serie de ideas y recomendaciones.

Platos navideños con vinos de Jerez

Fino y Manzanilla. Acompañan platos tan navideños como mariscos cocidos o con un ligero toque de plancha o a la sal, y pescado fresco. También en zonas mediterráneas, los días de fiesta son sinónimo de exquisitos platos de pasta muy cuidados, con toques de trufa incluidos, verduras de temporadas o marisco, o de masas horneadas como las cocas, hojaldres y empanadas. Todas ellas son perfectas con estos vinos.

Manzanillas pasadas y Finos de larga crianza. La complejidad de estos vinos acompaña los tradicionales asados navideños de aves —faisanes, pulardas, capones…—, en especial si van con guarniciones de verduras o tubérculos. También sopas contundentes como las de cocido o la sopa de cebolla francesa, y los mariscos de sabores intensos como las nécoras, navajas o centollos, así como los pescados azules.

Amontillados. Perfectos para los asados de grandes piezas de vacuno, cordero o cochinillo, ya que resaltan los recuerdos tostados de estos platos. También para acompañar asados de aves que tengan guarniciones o salsas de frutos secos o verduras asadas, o asados de grandes piezas de pescados salvajes o los crustáceos con cierta elaboración como el txangurro, además de salsas como holandesas, mousseline, rouille, duxelles, veloutés o bearnesas.

Oloroso y Palo Cortado. Armonizan a la perfección con los platos de caza y con los diferentes cortes del cerdo ibérico, al potenciar los toques de monte y bellota de estos platos. También van muy bien con platos de las llamadas cocinas exóticas, muy especiados, porque matizan los picantes y los hacen más suaves y elegantes.

Medium y Cream. Perfectos para postres con chocolate negro, polvorones, mazapanes, turrones, etc., pero también platos salados de caza acompañados con guarniciones de fruta en compota o caramelizada, y con quesos complejos al final de la comida

Pedro Ximénez y Moscatel. La mejor recomendación es tratarlos por sí solos como un postre y terminar la comida o cena navideña con un buen café y una copa de Pedro Ximénez o Moscatel.

Resumen
Maridajes navideños con vinos de Jerez
Título
Maridajes navideños con vinos de Jerez
Descripción
“Hay dos reglas básicas a la hora de elegir un vino para una comida. O bien buscamos la suma de sensaciones afines o armonías que un plato y un vino producen en nuestro paladar, o bien buscamos el contraste de esas sensaciones entre vino y plato".
Autor