Además de la música los villancicos, los belenes y las luces que iluminan las calles y plazas de todas las villas históricas de la Comunidad de Madrid, la región cuenta con una serie de conventos y monasterios en los que cada año, por estas fechas, se elaboran algunos de los más ricos dulces navideños.

Como, por ejemplo, en Madrid capital el Monasterio del Corpus Christi, en la Plaza del Conde de Miranda 3, en pleno corazón del Barrio de los Austrias, el convento donde reside la Congregación de las Jerónimas, llamadas popularmente Las Carboneras, que elaboran los típicos Mantecados de Jerez, naranjines, sequillos, nevaditos, pastas de té, pastas de almendras, galletas… unas recetas consideradas las más antiguas entre los postres conventuales de Madrid.

Conventos madrileños y dulces navideños

En Alcalá de Henares está el Convento de San Diego de Alcalá de Henares, en la calle Beatas 7, que se fundó como beaterio y más adelante se convirtió en congregación, y a cuyas monjas se las conoce popularmente como ‘almendreras’ o ‘las Diegas de Alcalá, en referencia al único y espectacular dulce que elaboran: las almendras garrapiñadas, almendras cubiertas de un almíbar grumoso que les aporta un toque muy dulce y firme.

Ya en Loeches, no se puede dejar de visitar el Convento de las Carmelitas Descalzas, en Duque de Alba, 3, cuyas mermeladas y compotas que elaboran a base de azúcar y frutas de temporada —entre todas, los higos son los que más fama tienen— que recogen de su propio huerto.

De Loeches a Chinchón, donde las monjas Clarisas elaboran en el Monasterio de la Inmaculada Concepción una amplia gama de dulces, entre los que destacan las rosquillas fritas, los soplillos, turrón de praliné de almendra y pasta de almendra con masa de mazapán y mantecados nevados, preparados con un toque de aguardiente con zumo de limón y hojaldrado.

Y finalmente, en Valdemoro, en el Convento de las Clarisas situado en la calle del Párroco Don Lorenzo 1, donde los productos que preparan allí las hermanas no se limitan a la repostería, sino que también abarcan el sabor salado: su menú incluye pastas castellanas, trufas de chocolate, empanadas de atún o tarta de almendras, además de otros exquisitos dulces como los almendrados de la abuela, las pastas corazones y las pastas florecillas.

Resumen
Ruta por los conventos madrileños que elaboran dulces navideños
Título
Ruta por los conventos madrileños que elaboran dulces navideños
Descripción
Además de la música los villancicos, los belenes y las luces que iluminan las calles y plazas de todas las villas históricas de la Comunidad de Madrid, la región cuenta con ua serie de conventos y monasterios en los que cada año, por estas fechas, se elaboran algunos de los más ricos dulces navideños.
Autor