Los Caminos del Azafrán de La Mancha, un nuevo proyecto turístico cuyo objetivo es ofrecer experiencias turísticas en torno a este producto y en su zona de cultivo y elaboración, propone una serie de recorridos por las principales zonas productoras de azafrán con Denominación de Origen.

La iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Dirección General de Turismo de Castilla-La Mancha, ha puesto en marcha en su página web una plataforma en la que da a conocer siete itinerarios para explorar los pueblos azafraneros de La Mancha que se podrán realizar a lo largo de todo el año o de forma puntual durante la cosecha, entre los meses de octubre y noviembre, cuando cada temporada se produce el espectáculo de la floración en los azafranales.

Pueblos azafraneros de La Mancha

Camino 1. Albacete, Balazore, Lezuza. Albacete es la capital y la ciudad más poblada de toda la provincia. En ella destacar su Feria declarada de Interés Turístico Internacional. En Balazote, población de antiguos orígenes, se encontró una curiosa escultura ibérica de marcado carácter oriental que ha dado nombre y fama a esta villa, se trata de la Bicha de Balazote. Destaca el Yacimiento de Libisosa, en Lezuza, asentamiento humano que arranca en la Edad del Bronce, y más tarde importante colonia romana.

Camino 2. Alcalá del Gúcar, Jorquera. Alcalá del Júcar es uno de los pueblos más espectaculares y pintorescos de la región, con casas blancas de arquitectura popular que se adaptan al terreno en calles estrechas y empinadas. Forma parte de la red Los pueblos más bonitos de España. En Jorquera, desde su mirador, junto a la carretera, se tiene una privilegiada panorámica del meandro del Júcar, el cerro sobre el que se asienta el pueblo, el verde valle y cortados de 200 metros de altura.

Camino 3. Motilla del Palancar. Recorrido por la Manchuela Conquense con un paisaje de fuertes contrastes, un camino entre llanuras y profundas hoces de los río Júcar y Cabriel. Tierra de paso entre el levante y la meseta, han sido múltiples las culturas que a lo largo de la historia han dejado su impronta, localizándose un rico patrimonio compuesto de castillos, palacios e iglesias. En Motilla del Palancar destaca la iglesia dedicada a San Gil, bello templo columnario construido entre los siglos XVI y XVII.

Camino 4. Minaya, Villarrobledo. Minaya es un pequeño pueblo de origen árabe, cuyo nombre significa camino abierto y visible, situado al norte de la provincia de Albacete, en el que destaca el cultivo de cereales, vid y azafrán. Villarrobledo es una de las grandes poblaciones de la Mancha albacetense que en el siglo XVI tuvo un esplendor económico y social, destacando de aquella época la actual iglesia de San Blas, varios conventos e incluso la casa del Ayuntamiento. Ofrece un conjunto urbano de calles amplias y muros encalados al estilo de otras poblaciones manchegas característicos de la industria bodeguera que prevalece en la zona. Además de sus Carnavales, declarados de interés turístico nacional.

Camino 5. Carrión de Calatrava, La Solana. Carrión de Calatrava se encuentra en el Campo de Calatrava en la provincia de Ciudad Real, importante enclave histórico origen de la primera orden militar hispana, la Orden de Calatrava. Al norte del término municipal se encuentra el Castillo de Calatrava la Vieja, las imponentes ruinas de una ciudad fortificada. La Solana cuenta con un rico patrimonio histórico artístico y una situación privilegiada famosa por su azafrán, pero con bellos rincones por descubrir, destacando su plaza Mayor del siglo XV.

Camino 6. Villafranca de los Caballeros, Madridejos, Camuñas. Villafranca de los Caballeros ha estado habitada desde la Edad de Hierro, como lo acredita la necrópolis encontrada junto al río Amarguillo. El paseo por su callejas y plazas nos descubre un caserío de blanco luminoso salpicado del típico añil manchego. A pocos kilómetros de la población encontramos el complejo lagunar de Villafranca de los Caballeros, enclave de gran belleza declarado Reserva de la Biosfera. Madridejos se extiende entre las comarcas de la Mancha y la de los Montes de Toledo. una joya arquitectónica con numerosas e interesantes muestras de la vitalidad de este pueblo en los siglos XVI y XVII en su arquitectura religiosa. Camuñas es un pueblo manchego de fachadas encaladas y portones para el almacenamiento de aperos agrícolas. Destacar su singular fiesta del Corpus Christi, cuyo origen probablemente se remonte a los siglos XVI y XVII, declarada Fiesta de interés turístico nacional y Bien de Interés Cultural Inmaterial.

Camino 7. Novelda. Esta localidad experimentó entre finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX un importante auge económico basado en la producción y comercialización de los productos agrícolas, la exportación del azafrán y la industrialización del mármol y la piedra natural, que impulsó el desarrollo del arte modernista en la ciudad. De hecho, Novelda está incluida en la Ruta Europea Modernista. En la ciudad se encuentran tres de los mejores ejemplos de este estilo en tierras valencianas: La Casa Museo Modernista, el Centro Cultural Gómez-Tortosa y la Casa Mira. Desde marzo del 2007.

Resumen
Siete recorridos por los pueblos azafraneros de La Mancha
Título
Siete recorridos por los pueblos azafraneros de La Mancha
Descripción
Los Caminos del Azafrán de La Mancha, un nuevo proyecto turístico cuyo objetivo es ofrecer experiencias turísticas en torno a este producto y en su zona de cultivo y elaboración, propone una serie de recorridos por las principales zonas productoras de azafrán con DO.
Autor