Los vinos europeos como referencia en los porfolios, la percepción de los vinos determinada por su procedencia, naturalidad y autenticidad como cualidades de los vinos, segmentación de precios, vinos de baja graduación…

Son algunas de las tendencias B2B en los mercados clave de consumo e importación de vino que deducen del estudio prospectivo que cada dos años realiza la consultora internacional Hopscotch Sopexa entrevistando a los operadores del comercio internacional del vino, intermediarios entre las marcas internacionales y los consumidores locales, para conocer su percepción de la evolución del mercado.

Tendencias de futuro en el mercado internacional del vino 

Los vinos europeos, los más referenciados. Los profesionales encuestados promedian vinos de ocho países en su porfolio, y los europeos siguen siendo imprescindibles: vinos franceses (88 %), italianos (77 %) y españoles (72 %).

La percepción de los vinos determinada por su procedencia. La francesa es la que goza de la mejor imagen para el 50 % de los profesionales encuestados, asociándose a conceptos como «vinos para grandes ocasiones», «la constancia de su calidad gustativa» y su «enfoque RSE» (Responsabilidad Social Empresarial). España y Chile destacan en los criterios de «precio atractivo», mientras que Italia se distingue en la dimensión «innovación» y su capacidad para «seducir a la joven generación».

Visión más bien pesimista, pero confianza en las capacidades de venta individuales. La mitad de los profesionales prevé un estancamiento en el mercado del vino en los próximos meses. A pesar de ello, cuanto más pequeño es el operador, más optimista es (el 28 % de los operadores que compran menos de 10 000 botellas prevén un aumento en las ventas). La venta online se está estableciendo, especialmente en Corea del Sur, Reino Unido y Estados Unidos.

Naturalidad, segmentación de precios y vinos de baja graduación. La naturalidad de los vinos se percibe como la primera tendencia más prometedora (vinos naturales o procedentes de enfoques biológicos o RSE). La reducción de la huella de carbono es la dimensión de RSE más comúnmente compartida, pero la sensibilidad varía de un mercado a otro: Estados Unidos concede más importancia a la inclusividad, Bélgica a la biodiversidad, y la RSE tiene poco o ningún impacto en Asia. La segunda tendencia prevista es una segmentación más marcada de los precios: la oferta de vinos se vuelve más premium en China y Corea del Sur, y la gama de entrada progresa en Alemania y Canadá, por ejemplo. La tercera tendencia más citada es la aparición de nuevas ofertas. Entre ellas, se destacan los vinos ligeros en alcohol, que tienen éxito en Alemania y en los países de habla inglesa (Canadá, Reino Unido, Estados Unidos.

La autenticidad del vino es un argumento de venta para más del 80 % de los profesionales encuestados, aunque varía según la geografía: los belgas y alemanes son más sensibles al enfoque del viticultor, mientras que la autenticidad es más bien sinónimo de terruño en Asia o de producción artesanal en Estados Unidos. Un concepto al que las vinotecas son más sensibles (90 % frente al 75 % de los supermercados).

Las denominaciones francesas siguen siendo líderes. En cuanto al dinamismo de las ventas, cuatro regiones francesas están a la cabeza en la categoría de vinos tintos: Languedoc, Burdeos, Borgoña y el Valle del Ródano. En el caso de los blancos, el Valle del Loira lidera, seguido de cerca por Languedoc, Borgoña y Marlborough en Nueva Zelanda, que domina ampliamente esta categoría en China y Corea del Sur. En cuanto a los rosados, la situación está abierta después de la Provenza, entre Languedoc, rosados italianos y españoles. En cuanto a los espumosos, los más esperados son Cava y Crémant, por delante del Champagne. Se observa que el Prosecco, por otro lado, cae al cuarto lugar, frente al segundo en 2021. Dependiendo de los mercados estudiados, algunas regiones o viñedos se destacan, como los vinos portugueses en Estados Unidos, por ejemplo: Vinho Verde en blanco y Douro en tinto son las dos denominaciones para las cuales los profesionales estadounidenses anticipan el mayor crecimiento de ventas.

Tres grandes variedades internacionales líderes, pero con fluctuaciones muy marcadas según los países: Chardonnay (con un fuerte aumento previsto en Bélgica, pero mucho más limitado en Estados Unidos), Cabernet Sauvignon (con un fuerte aumento en Asia pero poco en Alemania), Pinot Noir (fuerte en Corea del Sur, pero no mencionado en los Países Bajos). Cabe destacar que la popularidad de Chenin Blanc, Cabernet Franc y Grüner Veltliner está aumentando rápidamente: al producir vinos frescos y menos alcohólicos, estas cepas se adaptan especialmente a las preferencias actuales de consumo.

El formato de botella se renueva y la lata retrocede. La botella sigue siendo el formato que se espera que progrese más en las ventas en los próximos 24 meses. Mientras que la botella de 75 cl clásica sigue siendo muy mencionada en China (90 %), la de vidrio ligero es muy popular en Canadá y el Reino Unido. El estudio anticipa un aumento en la proporción de tapones de rosca (61 %) y revela la disminución en comparación con 2021 de la lata en los mercados anglosajones (Estados Unidos -18 puntos, Canadá -19 puntos, -24 puntos en el Reino Unido).

Resumen
Tendencias de futuro en el mercado internacional del vino
Título
Tendencias de futuro en el mercado internacional del vino
Descripción
Los vinos europeos como referencia en los porfolios, la percepción de los vinos determinada por su procedencia, naturalidad y autenticidad como cualidades de los vinos, segmentación de precios, vinos de baja graduación…
Autor