Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, la Comunidad de Madrid ha organizado hoy una sesión extraordinaria de la Jornada ‘Los Alimentos de Madrid se sientan a la Mesa’, para enseñar a comer sano y dar a conocer los alimentos de la región a los escolares madrileños. La sesión se desarrolla […]

Con motivo de la celebración del Día Mundial de la Alimentación, la Comunidad de Madrid ha organizado hoy una sesión extraordinaria de la Jornada ‘Los Alimentos de Madrid se sientan a la Mesa’, para enseñar a comer sano y dar a conocer los alimentos de la región a los escolares madrileños.

La sesión se desarrolla mediante un taller sobre alimentación sana impartido por científicos de alimentos de este instituto regional y su objetivo es que los más pequeños sean los propios demandantes de de una alimentación basada en la salud y en la prevención de patologías de la edad adulta, enseñando a la vez la profesión de científico de una forma atractiva y divertida.

Además, se pretende fomentar el conocimiento y la demanda de los productos tradicionales de calidad entre la población infantil, asociándolos a las ideas de nutrición saludable y sostenibilidad de la producción. De igual modo se presenta la idea de la ciencia como una actividad profesional divertida e interesante, con el fin de estimular el gusto por el estudio y la experimentación.

La iniciativa, puesta en marcha el pasado año, ha hecho ya que más de 700 alumnos de 18 colegios en 11 municipios hayan vivido esta sana y formativa experiencia.

Científicos precoces

aprendiendo-cole2A lo largo de los 45 minutos del taller, los alumnos aprenden la relación entre los colores de los alimentos y sus propiedades nutricionales, se disfrazan de átomos para simular moléculas de grasas, aprenden sobre grasas buenas y malas, entienden cómo el colesterol excesivo tapona las arterias y piensan sobre la fuente de proteínas que supone la carne de la Sierra de Guadarrama y sobre la importancia de desayunar bien todos los días. Con bailes, dinámicas de grupo, guantes, batas de laboratorio y micropipetas, los pequeños se convierten durante el taller en científicos alimentarios.

Al acabar, se les entrega un marcapáginas con los principales mensajes explicados, un embudo para el reciclado del aceite doméstico usado y una serie de recetas con Alimentos de Madrid, desarrolladas por la Escuela de Hostelería de Alcalá de Henares y que ofrecen alternativas tan sugerentes como rollitos de col rellenos de ternera y garbanzos o melón caramelizado
con miel y yogurt natural. Se insiste en que compren, cocinen y coman con sus familias para desarrollar buenas rutinas y hábitos alimentarios.

{jathumbnail off}