Los zumos de frutas suponen una indudable fuente importante de vitaminas y minerales, de modo que a través de ellos podemos obtener una serie de nutrientes que son necesarios para nuestro organismo. Pero, ¿sabemos exactamente en qué se diferencia un zumo de frutas de un néctar de frutas?

Desde hace años, España cuenta con una normativa de zumo actualizada, en línea con la Directiva Europea, que define las categorías de productos existentes en el mercado, en base a la cual el propio sector elaborador diferencia tres categorías comerciales diferentes de este tipo de productos: el zumo de frutas, el zumo obtenido a partir de concentrado y el néctar de frutas.

ZUMO DE FRUTAS. El producto susceptible de fermentación, pero no fermentado, obtenido a partir de las partes comestibles de frutas sanas y maduras, frescas o conservadas por refrigeración o congelación, de una o varias especies mezcladas, que posea el color, el aroma y el sabor característicos del zumo de la fruta de la que procede. Se pueden reincorporar al zumo el aroma, la pulpa y las células que procedan de la misma especie de la fruta.

ZUMO A PARTIR DE CONCENTRADO. El producto obtenido en el exprimido de la fruta puede ser sometido a un proceso de concentración, en el que se elimina parte del agua. Cuando se envasa, el concentrado se reconstituye con agua, manteniendo las características físicas, químicas, organolépticas y nutricionales del zumo de la fruta de la que procede y al que también se le podrá reincorporar el aroma, la pulpa y las células que procedan de la misma especie de la fruta.

NÉCTAR DE FRUTAS. El producto susceptible de fermentación, pero no fermentado que se obtiene por adición de agua con o sin adición de azúcares y/o miel a los zumos y/o purés concentrados o no. Tanto el porcentaje mínimo de contenido en zumo de los néctares como, en su caso, el contenido máximo de los azúcares añadidos está fijado por la propia Directiva Europea. Los azúcares se podrán sustituir total o parcialmente por edulcorantes.

Los beneficios

Los zumos de frutas son una fuente importante de vitaminas y minerales y mediante su ingesta podemos obtener nutrientes que son necesarios para nuestro organismo, con la ventaja de que algunos componentes pasan directamente a la sangre, sin necesidad de digestión previa ni de desgaste energético.

La vitamina C que aportan está relacionada con la reducción del cansancio y la fatiga, y tiene un papel fundamental en la absorción del hierro y en la regeneración de la forma reducida de la vitamina E, que disminuye la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. También aportan β-caroteno (provitamina A) importante para la vista, para mantener la piel y las mucosas sanas y para el crecimiento óseo. Por otra parte, la vitamina B9 (ácido fólico) contribuye al mantenimiento de las funciones psicológicas, la reducción del cansancio y la fatiga. Juega un papel muy importante en los procesos de división y neoformación de las células durante el embarazo y favorece la prevención de malformaciones en el feto.

En cuanto a sus minerales, el potasio favorece el equilibrio hídrico y contribuye al desarrollo de una función muscular adecuada; participa en muchas reacciones enzimáticas y en importantes procesos fisiológicos, como el ritmo cardíaco, la conducción nerviosa y la contracción muscular. El magnesio participa en la formación de los huesos y refuerza el sistema inmunológico, o el calcio que participa en el correcto desarrollo y mantenimiento de los huesos.

En definitiva, son una buena opción para alcanzar la ingesta de fruta y verduras recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), concretamente 400 gramos, y el programa español de la ‘Estrategia NAOS’. Por su parte, la asociación española ‘5 al día’, que promueve el consumo de al menos cinco piezas al día de frutas y verduras, considera que un vaso de zumo de frutas puede ayudarnos a completar la ingesta de cinco raciones diarias.

Resumen
Título
¿Zumo de frutas o néctar de frutas?
Descripción
Los zumos de frutas suponen una fuente importante de vitaminas y minerales, y a través de ellos podemos obtener una serie de nutrientes necesarios para nuestro organismo.
Autor