Vivir en España significa disponer de una oportunidad única para consumir los productos más característicos de la Dieta Mediterránea, como por ejemplo, las frutas, hortalizas, y sus transformados en zumos, conservas y ultracongelados, puesto que es posible conseguirlas fácilmente y a un precio razonable, facilitando así una dieta equilibrada y saludable.

El proceso por el que pasan las verduras congeladas permite procesar la materia prima vegetal de forma eficiente y con bajo impacto ambiental. Además, el producto llega al consumidor limpio y troceado, impidiendo que se generen desperdicios. Pero, ¿y desde el punto de vista nutricional? ¿conservan las verduras congeladas sus propiedades? En torno a las propiedades nutritivas de las verduras congeladas han girado muchos mitos, sin embargo, según la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC) ya son varios los estudios que han demostrado cómo, gracias al proceso de la ultracongelación, se preservan prácticamente intactas sus propiedades.

“El proceso que siguen las verduras congeladas es un gran desconocido para la población. La principal diferencia entre una verdura fresca y una congelada es que, la segunda se congela a gran velocidad y en continuo movimiento para conservar la calidad, sabor y valor nutricional del producto. El proceso se realiza con aire a menos cuarenta grados, que permite que el producto alcance rápidamente la temperatura de menos veinte, evitando así roturas de tejidos y pérdida de fluidos”, explica Álvaro Aguilar, secretario general de ASEVEC.

Otra de las ventajas que presentan estos productos es que ayudan a evitar el desperdicio alimentario y son medioambientalmente sostenibles. Su tratamiento permite que lleguen al consumidor limpias, enteras o troceadas, por lo que no generan desperdicios y, además, son de uso fácil y rápido, ya que se presentan listas para cocinar, dando lugar a elaboraciones como este Brócoli mac & cheese, brócoli con macarrones y queso.

Brócoli mac & cheese

INGREDIENTES

  • 300 g de brócoli congelado
  • 500 g de macarrones, espirales o pasta similar
  • 3 cucharadas de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina
  • 4 tazas de leche
  • 100 g de queso gouda
  • 100 g de queso chédar
  • 2 cucharadas de cebollino picado
  • Sal

ELABORACIÓN

Por una parte, ponemos una olla con agua y sal al fuego. Cuando esté hirviendo, echamos la pasta y la cocinamos durante el tiempo que indique el fabricante en el etiquetado. Una vez hecha, colarla y reservarla.

Poner otra olla con agua y sal al fuego. Cuando esté hirviendo, añadir el brócoli, directamente congelado, y cocinarlo durante 4 minutos. Pasado el tiempo, colarlo y picarlo en trozos pequeños.

En una olla mediana añadimos las 3 cucharadas de mantequilla y la ponemos al fuego, a temperatura media, para que se derrita, y cuando lo esté añadimos la harina, moviendo bien durante 2 minutos con una varilla para que no se pegue ni se queme. Añadimos la leche poco a poco sin dejar de remover y ponemos el fuego bajo. Cocinamos todo durante 10 minutos hasta que vaya espesando.

Echamos entonces los dos tipos de queso, previamente rallados, y cuando se fundan agregamos el brócoli. Retiramos del fuego y removemos bien. Por último, añadimos la pasta y mezclamos todo. Emplatamos con un poco de cebollino picado por encima.

Brócoli mac & cheese
77%Nota Final
Puntuación de los lectores 1 Voto
100%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Brócoli mac & cheese
Publicado el...
Calificación
4.51star1star1star1star1star Based on 2 Review(s)